• Regístrate
Estás leyendo: La Teoría Monetaria Moderna y el Poder del Dinero
Comparte esta noticia
Martes , 23.04.2019 / 03:30 Hoy

Ajedrez económico

La Teoría Monetaria Moderna y el Poder del Dinero

Jesús G. Resendiz Silva

Publicidad
Publicidad

Seguramente, ustedes mis lectores cuando platican con otras personas sobre la situación económica nacional se han preguntado lo siguiente: ¿En dónde encontramos el dinero para cubrir las necesidades del país? o ¿Con qué dinero el gobierno puede solucionar los grandes problemas que enfrentamos?

Durante las últimas semanas, en Estados Unidos se ha dado un debate público que responde estas interrogantes y que rechaza las afirmaciones sobre la falta de dinero público para remediar, por ejemplo, el déficit de inversión en infraestructura en la economía estadounidense. Esta discusión ha sido puesta en la dinámica política de aquél país por un grupo de especialistas (del que formo parte) que impulsan el enfoque económico llamado la Teoría Monetaria Moderna (TMM).

La TMM explica cómo realmente funciona el sistema financiero. En términos generales, la TMM considera que un país con determinada soberanía monetaria no tiene restricciones financieras en su moneda. Por el contrario, la limitación son los recursos reales de la nación.

Las economías que poseen una soberanía monetaria completa son aquellas que emiten su moneda, recaudan impuestos en su misma moneda, emiten bonos en esa misma moneda, y operan bajo un régimen de tipo de cambio flexible.

Con soberanía monetaria los gobiernos tienen capacidad para financiar inversiones públicas. Por ejemplo, proyectos de infraestructura pueden pagarse en pesos siempre y cuando las economías cuenten con los recursos reales suficientes como mano de obra, maquinaria, concreto, acero, etcétera, y se vigile a la vez que no se generen presiones inflacionarias.

Lo anterior no puede ocurrir en países que adoptaron el Euro como su moneda. Esto se debe a que existe una separación entre las instituciones fiscales y monetarias. Mientras la política fiscal se controla a nivel nacional, la política monetaria es exclusivamente operada por el Banco Central Europeo. Tal situación impide a los gobiernos como España e Italia generar su propio financiamiento y por lo tanto se ven obligados a recurrir a los mercados de crédito privado.

México se encuentra en un contexto difícil. Los ingresos tributarios y lo que se obtiene de la exportación de petróleo simplemente no es suficiente para impulsar la economía. Como resultado, será complejo generar empleos dignos, instrumentar una política industrial moderna, invertir más en ciencia, tecnología e innovación, y contribuir a combatir los grandes problemas globales como el Cambio Climático.

Ante este escenario adverso y de continuar aplicando el actual modelo económico, las políticas del gobierno seguirán atadas y sin responder a la pregunta: ¿Con qué dinero podemos solucionar los problemas que enfrentamos? o seguiremos encadenados a la idea equivocada de que “no tenemos dinero público”.

Las autoridades deben observar lo que está sucediendo en Estados Unidos, reconocer que el Estado mexicano tiene el poder de su propia moneda y usarlo para responder a los retos nacionales e internacionales.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.