• Regístrate
Estás leyendo: Detengamos la trata
Comparte esta noticia
Martes , 19.02.2019 / 18:11 Hoy

Ekos

Detengamos la trata

Javier García Bejos

Publicidad
Publicidad

Mañana 30 de julio, se conmemora el Día Mundial contra la Trata de Personas, impulsado por la Organización de las Naciones Unidas como una tarea permanente para los países comprometidos con la erradicación de la violencia y la esclavitud moderna. Tristemente, el tráfico de personas, en todas sus formas, no conoce fronteras ni distingue nacionalidades; constituye el tercer delito de mayor impacto en el mundo, apenas por debajo del tráfico de armas y drogas. 


La conmemoración tiene como objetivo hacer un llamado para hacer lo que falta para borrar este crimen, reconociendo que para lograrlo necesitamos el esfuerzo conjunto de gobiernos y ciudadanía. El tráfico de seres humanos no solo es denigrante, sino que lamentablemente, afecta de manera más aguda a aquellos más vulnerables. Por ello, es importante que esta fecha no sea solo un recordatorio, sino que impulse acciones concretas que protejan a quienes son susceptibles de caer en estas redes. 


Esta explotación es padecida por millones de personas alrededor del mundo. Aunque puede pasarle a cualquiera, la población más vulnerable son las niñas, niños, migrantes y refugiados. Casi tres de cada diez víctimas son niñas (20 por ciento) o niños (ocho por ciento), de acuerdo con los datos del informe elaborado por la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito. Ante esta alarmante cifra de violación de derechos y destrucción de millones de historias de vida, debemos actuar ya y velar por los más pequeños, ya que su futuro es el futuro de la humanidad. 


Para hacerlo posible, en particular en el caso mexicano, se necesita de un trabajo en conjunto de los tres órdenes de gobierno, de las organizaciones civiles, y, sobre todo, de la ejecución de políticas públicas coherentes e integrales que se enfoquen en la prevención. En nuestro país, este crimen consume la vida de mujeres, en su mayoría entre 13 y 24 años, que representan el 72% de las víctimas de este delito. Por esta razón, solamente a través del trabajo interinstitucional y la complementariedad entre políticas, podremos transitar de la inclusión y la participación social a la reducción de la marginación en localidades vulnerables. 


Desde lo social, impulsar un desarrollo incluyente y eliminar todas las formas de violencia es nuestra tarea permanente. Por ello, de manera constante se han implementado campañas contra la violencia de género y en 2017, el Instituto Nacional de Desarrollo Social (Indesol) se sumó a la “Campaña Corazón Azul”, en apoyo a las víctimas de la trata de personas. Del mismo modo, a través del Programa de Coinversión Social (PCS), se han invertido recursos durante la administración del presidente Peña Nieto para impulsar proyectos orientados a evitar que personas o grupos vulnerables sean víctimas de este mal. 

 
Estos esfuerzos indican que, si bien se están atendiendo algunos desafíos, falta más para avanzar hacia escenarios de seguridad y libertad, sin condiciones, para todas y todos los mexicanos. Por eso, hoy más que nunca, la política social asume de frente este compromiso contra la trata, poniendo de su parte para eliminar el problema desde su raíz.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.