• Regístrate
Estás leyendo: El hijo de p…
Comparte esta noticia
Domingo , 24.03.2019 / 06:20 Hoy

#adoptaunmillenial

El hijo de p…

Humberto Gándara

Publicidad
Publicidad

Esta historia data de hace muchos años, pocos meses después de que estrenara mi cuenta de Hotmail y empezaran a crearse las famosas cadenas, aquel tiempo cuando el Messenger era el mandón para conectar digitalmente a los seres humanos.

Pues bien, un día recibí un archivo de Power Point, de esos que impactaban al ser auto ejecutables (aquellos que, increíblemente, ¡no podían editarse!), aderezado con una serie inagotable de movimientos y transiciones; se notaba 'a leguas' que el autor pasó gran parte de su valioso tiempo realizando dicha presentación.

Se titulaba, con letras grandes, "Siempre es necesario un hijo de p..." (no pongo completa la frase porque no estoy de acuerdo con la expresión, pero por el mensaje final comprenderán que tenía que mencionarla :D).

Confiando en mi memoria, les contaré el contenido de aquel correo electrónico. En la narrativa aparecía un millonario que tenía una mansión y, en ella, un lago lleno de cocodrilos. Ofreció una fiesta y retó a los invitados a cruzar el lago nadando; todo aquel que saliera podía escoger los autos o el dinero que quisiera.

Varios aceptaron el desafío y se lanzaron al estanque; los lagartos comenzaron, entonces, a darse un festín. A lo lejos se veía a alguien luchando con todas sus fuerzas, avanzando rápidamente, dejando claro que tenía el firme objetivo de salir. La gente empezó a gritar emocionada: estaba a pocos metros de lograrlo; nunca nadie lo había hecho.

Finalmente salió, con la ropa rasgada, con el cuerpo mordido y arañado, cansado y exaltado (tenía la adrenalina al máximo), pero con la cara levantada. El anfitrión, asombrado, le dijo que le pidiera el monto que deseaba como premio. El ganador le respondió: "No quiero nada", mientras buscaba con desesperación algo entre el público. De nueva cuenta, el millonario le pidió, delante de todos, que escogiera, entre sus coches o su fortuna, qué era lo que deseaba. "¡Solo quiero saber quién fue el hijo de p... que me aventó!".

La última diapositiva decía que, en algún capítulo de tu vida, es importante convivir con uno de esos porque, si lo enfocas positivamente, te motiva a avanzar, a aprender nuevos métodos de crecimiento y a lograr cosas increíbles. Dichoso tú si lo aprovechas.

(: No tienen nada que agradecer ;).

HumbertoGandara.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.