• Regístrate
Estás leyendo: "Popolítica"
Comparte esta noticia

Vivir el día

"Popolítica"

Froylán M. López Narváez

Publicidad
Publicidad

A cien días del gobierno presunto, el pato Donald Trump expresó algunas ideas, sería mucho decir reflexiones, sobre lo que es el ejercicio de un poder descomunal, cual es el gobierno de los Estados Unidos de América. En mucho no le ha ido bien.

“Me encantaba mi vida previa. Pasaban tantas cosas. Tengo más trabajo que en mi vida previa. Pensé que sería más fácil”. La llegada de este millonario al poder fue insólita e inesperada. Ni siquiera era el favorito de su dividido partido, el Republicano, y su inicio ha causado más rechazos que beneplácitos. Ya mereció la calificación del presidente estadunidense más inaceptado de todos los tiempos.

Sus arribos a los poderes han tenido fracasos patentes, como la renegociación del Tlcan o retirarse del acuerdo. Su actitud amenazante no ha propiciado negociaciones. Lo mismo su pretensión de la construcción del muro en la frontera con México. El Congreso yanqui rechazó asignar recursos para tal fin y ya está claro que esa frontera es en más de un área imposible. Lo mismo ha de decirse de su fracaso de revocar la ley conocida como Obamacare, que se remplazaría con cuentas del ahorro de salud y con la capacidad de comprar seguros de salud, pues también el Congreso la repudió.

Logros ha tenido con la retirada de Estados Unidos del acuerdo transpacífico y su empeño en deportar a migrantes con antecedentes penales.

Su confesión de que suponía que gobernar sería expedito desde el principio ha propiciado el conocimiento de que, por supuesto, no es lo mismo controlar empresas privadas que manejar recursos públicos.

El lío grande que usa para hacer alardes nacionalistas tiene pugna fuerte en el TLC, del cual también ha tenido que hacer reparaciones. Se ha divulgado que la Casa Blanca tenía la intención de retirarse del acuerdo comercial trilateral. Canadá y México le han hecho saber que la modificación inconsulta de los textos traería consecuencias onerosas para los Estados Unidos de América, más que para nadie.

De manera que la llegada de este miserable moral prontamente ha sido repudiada en el mundo todo y se sabrá pronto qué tanto puede prevalecer un gobernante más bien tarado. Cuánto tiempo prevalecerá y cómo, no se sabe bien a bien, pero ciertamente se creé que será a duras penas en todo el mundo. Los repudios internacionales presentan sarcasmos y burlas que aumentan por horas.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.