• Regístrate
Estás leyendo: México lacerante
Comparte esta noticia
Lunes , 22.04.2019 / 02:10 Hoy

Vivir el día

México lacerante

Froylán M. López Narváez

Publicidad
Publicidad

Luis María Aguilar Morales, presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación y del Consejo de la Judicatura Federal, ejerció su capacidad crítica y apuntó precisamente a las condiciones mexicanas del presente y porvenir.

Se refirió a la mala educación de la población y al mal diseño de las instituciones, así como a “una indignante corrupción de algunos gobernantes y empresarios”. No se guardó lo que puede admitirse como autocrítica, pues no dejó de hacer señalamientos a la condición del Poder Judicial.

Tiene razón al aludir a los males mexicanos: “Es doblemente lacerante la pobreza extrema en la que se encuentran muchos de nuestros compatriotas; la falta de oportunidades para generaciones de jóvenes que no estudian ni trabajan, la ausencia de condiciones dignas en el trabajo y la discriminación que aún sufre la mujer”.

También refirió que en la misma situación están los indígenas, las personas con discapacidad, las minorías sexuales, no menos que otros grupos que están marginados en el ejercicio de derechos humanos.

“Se trata de evitar que la autoridad ejerza su poder de manera despótica, caprichosa, sin límite alguno, sin freno ni contrapesos, sin rendición de cuentas”. Bien pensado y dicho.

También vale su referencia a la crisis sociopolítica mexicana y pidió lo difícil e improbable y desconsideró la clave de las desvinculaciones: lo que antes se llamaba la lucha de clases.

Su cita histórica o referencia a la República mexicana de 1847, donde por la falta de una pronta y recta administración de justicia no existe de hecho la base de toda sociedad organizada, la cual es garantía de la vida y de la propiedad.

Fueron buenas las consideraciones del presidente de la Corte y esto conlleva a recordar que el Poder Judicial es uno de los poderes federales, tal cual es el Poder Legislativo.

Es de requerirse que este poder ejerza una de sus fuerzas: la crítica y más si son verdades y no verosimilitudes lo que se apunta.

Ante la hipercrisis y los desastres telúricos es de requerirse que estas expresiones sean abundantes y con la base informativa. Este es un país que está compuesto por tres poderes.

Es acuciante que los poderes cumplan con su deber crítico y no se ajusten al presidencialismo que se agota día con día.

Los legisladores sí que discuten, proponen y riñen. Bienvenida la crítica de la judicatura nacional. Era lamentable la ausencia de los juicios judiciales. No debe agotarse la discusión y análisis de este poder federal.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.