• Regístrate
Estás leyendo: Un coche bomba en Guerrero
Comparte esta noticia
Jueves , 25.04.2019 / 21:07 Hoy

Contexto

Un coche bomba en Guerrero

Esteban Illades

Escuchar audio
Publicidad
Publicidad

A veces parece que cada tres meses hay que escribir la misma columna o al menos una muy similar. Mientras en medios, en Palacio Nacional y en redes las preocupaciones son los dimes y diretes –las ocurrencias y las bolas de estambre que se discutían en esta columna la semana pasada–, las preocupaciones afuera de estos espacios de élite son muy distintas.

Hace una semana, en Veracruz, fue hallada una nueva fosa, ésta con 15 cuerpos. La nota pasó inadvertida porque las fosas son ocurrencias rutinarias. En un país acostumbrado a la muerte, ningún número de cuerpos escandaliza como antes. Mientras tanto, hay personas que dedican sus días a eso, a excavar los incontables cementerios clandestinos del país.

Antier, en Cancún, un grupo del crimen organizado incendió un negocio de renta de coches de lujo; según se dijo en prensa local, el incendio fue por falta de pago por derecho de piso. En Cancún, el principal destino turístico para extranjeros, no hay ley desde hace años. Sin embargo, en las altas esferas tampoco hay mayor preocupación porque el turismo no disminuye. Mientras la gallina siga dando huevos, se puede tolerar absolutamente todo.

Y Guerrero. Quizá el estado que más tiempo lleva en ruinas. A Guerrero ha ido el Ejército, ha ido la Marina. Se han hecho incontables operativos conjuntos y la violencia no solo no cesa, sino que incluso va a la vanguardia en cuanto a métodos se refiere. Antier, en un hecho que fue recibido con indiferencia a escala nacional, un coche bomba explotó en Xaltianguis, a escasos kilómetros de Acapulco. La bomba detonó afuera de la comandancia de la policía comunitaria, la UPOEG. Por fortuna, no hubo muertos.

El Presidente declaró el fin de la guerra hace unos meses. Hace unos días dijo que en 24 horas no había habido un solo homicidio en 15 estados del país. Las cifras son engañosas y contradicen los propios datos gubernamentales, pero para efectos prácticos démoslas por ciertas: aunque medio país esté en supuesta calma, eso no quita que la otra mitad arda sin control.

La respuesta no llega y la indiferencia nacional es regla. Por ello es necesario hacer énfasis en el hito que se marcó este 3 de abril: un coche bomba explotó en Guerrero.

@esteban_is
Facebook: /illadesesteban

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.