• Regístrate
Estás leyendo: Problemas de combustible y comunicación
Comparte esta noticia
Viernes , 22.03.2019 / 23:07 Hoy

Contexto

Problemas de combustible y comunicación

Esteban Illades

Publicidad
Publicidad

La principal característica de Andrés Manuel López Obrador como Presidente es la omnipresencia. Todos los temas del país pasan por él y ninguno de sus secretarios mueve un dedo sin que él lo autorice. Así se diseñó la nueva estructura desde un inicio: el Presidente pone los temas en la mesa diario en su conferencia de prensa mañanera, luego los refrenda a mediodía en acto público y después los secretarios hacen eco del mensaje.

Sin embargo, este modelo de comunicación crea un tapón de información. La única fuente oficial es López Obrador mismo. Basta con mirar el manejo del desabasto de combustible: el director de Pemex, Octavio Romero, no ha salido a cuadro. La secretaria de Energía, Rocío Nahle, ha proporcionado escasas novedades sobre lo que sucede con la gasolina en el centro y occidente del país. Su voz solo importó cuando admitió que hubo un mal cálculo en inventarios. Los medios han tenido que voltear a López Obrador para obtener alguna noticia.

Un segundo problema es que el Presidente, a la hora de comunicar, sigue actuando como candidato o como líder opositor, no como Presidente. Por ello el miércoles, cuando se le preguntó de fechas posibles para normalizar el suministro de gasolina, dijo que no las daría para no dotar de material de crítica a sus oponentes políticos. En vez de intentar tranquilizar la situación, la intentó convertir en un pleito retórico.

Con este modelo, el Presidente sostiene todas las cartas. Qué bueno, dirán sus adeptos, así tiene que ser. Pero cuando maneja los datos a su conveniencia no actúa en beneficio de los ciudadanos. Por usar un ejemplo del mismo caso: al comenzar el problema de abasto en la capital, AMLO dijo que no había escasez de gasolina. Ayer al fin admitió que había habido un daño en un tubo que suministra a Ciudad de México. Durante días se manejó que lo sucedido era solo por compras de pánico, cuando en realidad sí había falta de combustible.

Comunicar de esta forma es inviable, porque ante cada nuevo problema la gente demandará mayor información, más y más respuestas. Y cuando el Presidente no pueda darlas o se vea rebasado por la situación tendrá que entender: se es Presidente o se es vocero, pero imposible ser ambos.

@esteban_is
Facebook: /illadesesteban

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.