• Regístrate
Estás leyendo: La ley 3 de 3 y nuestros representantes
Comparte esta noticia

ADN mexiquense

La ley 3 de 3 y nuestros representantes

Eduardo Garduño Campa

Publicidad
Publicidad

Molestia, indignación y frustración ha dejado en los representantes de la sociedad que participaron en la elaboración de la iniciativa de ley 3 de 3, que fue respaldada por más de 600 mil ciudadanos, la mutilación de que fue objeto porque perdió su esencia. Al dejar fuera la exigencia a los servidores públicos de publicar su patrimonio, su declaración de impuestos y su relación con el mundo empresarial como antídoto frente al fantasma de los conflictos de interés.

De igual forma en el Estado de México el disgusto no se hizo esperar y las redes sociales fueron el mejor escaparate para que académicos, intelectuales, empresarios, líderes sociales y de organizaciones civiles se pronunciaran y cuestionaran la actitud de los legisladores mexiquenses a la hora de emitir su voto. Una vez modificado el artículo 29 que elimina la obligatoriedad de los servidores públicos para promocionar su declaración patrimonial hay que preguntar a los legisladores mexiquenses que votaron y apoyaron la mutilación de la ley 3 de 3 ¿Por qué si la iniciativa fue ciudadana y ellos son representantes populares permitieron ese cambio en el artículo 29? Difícilmente habrá una respuesta lógica. Otros fueron más lejos y expusieron que su militancia partidista nos los faculta para que voten en contra de una ley que emana de la ciudadanía a la que ellos representan.

La ley 3 de 3 no representa los intereses de un partido político, es la exigencia de una sociedad cansada de tanta impunidad, corrupción, desconfianza en los servidores públicos de niveles medios hasta superiores, por los actos de corrupción que se han cometido.

Esto pareció no importarle a legisladoras y legisladores y se sometieron a lo que les dictó la cúpula del partido al que pertenecen y votaron una ley que en definitiva no responde a las exigencias de la sociedad que insiste en la transparencia real y no de dicho.

Ojalá los representantes mexiquense en el senado y en la cámara baja expresen su postura del porqué no apoyaron una iniciativa ciudadana y se sometieron al dictado del partido al que pertenecen. Seguramente eso no sucederá. Es lógico, hay intereses con los que no se puede combatir a pesar de que se agravie a la mayoría de la población.

Apuestan seguramente a que hay poca memoria y que esto pasará pronto y no les afectará políticamente el haber votado en contra de una exigencia social. Es difícil creer que pueda darse, pues detrás de esa iniciativa no sólo estaba el comité que la elaboró, sino más de seiscientos mil mexicanos que son la voz de millones de que esperan realmente un México con transparencia efectiva y no de dicho.

Al tiempo sabremos si los legisladores que apoyaron la mutilación de la ley 3 de 3 pagarán o no la factura.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.