• Regístrate
Estás leyendo: TEMPLETE
Comparte esta noticia
Lunes , 18.03.2019 / 22:15 Hoy

Templete

TEMPLETE

Editoriales

Publicidad
Publicidad

Que las redes sociales “ardieron” como dicen los “comunnity managers” el martes y miércoles, luego que Morena subió a sus espacios virtuales listas “modificadas” de los precandidatos a las alcaldías en Lerdo y Durango capital porque “rasuraron” otra vez nombres de los que figuraban como “los ungidos”. Morena nos está acostumbrando a que como dicen una cosa, dicen otra y todo puede esperarse en este tema de las precandidaturas. En Lerdo, bajaron a Juan Argumedo, a quien muchos ubicaban como el mero, mero gallo, pues resultó que no y se quedaron Fernando Ulises Adame de León (el nuevo favorito), Noel Barragán Cortés y José Jacobo Femat.


Que ahora la reflexión es en torno al método que se empleará para elegir al candidato. Si se elige entre la militancia de Morena, dicen que en automático pierde Ulises. Si se hace a través de la consulta ciudadana, es seguro que gana Ulises o al menos es lo que quisieran sus fans, que no son pocos. Lerdo no es precisamente un premio, ante la múltiple cantidad de problemas que se enfrentan, deficiencias en la prestación de los servicios primarios y la escasez de recursos públicos, además de la enorme cartera vencida en el pago de servicios como el agua. Pero todo mundo quiere ser el “tata mandón”, como diría Eduardo Holguín.


Que en la capital duranguense, los que quedaron fuera son el doctor José Ramón Enríquez y Héctor Vela, para dar paso a Silvestre Flores de los Santos y Otniel García Navarro. De éste último, ex priista, se dice lo mismo que de Ulises Adame de León, en Lerdo, que si la votación es cerrada, ya perdió y si se abre a los ciudadanos, en general, puede ser que se alce con el triunfo. Todavía no se sabe qué esperar, porque aún no se formaliza la coalición entre PT, Morena, Verde y PES. De entrada, Gonzalo Yáñez, el popular “Tirantes”, se anunció como el candidato del PT.


Que el secretario de Desarrollo Rural del Estado, José Luis Flores Méndez, en lugar de atender los asuntos del campo coahuilense, parece más preocupado por lo que ocurre en Morena, particularmente de Baja California donde dicho partido define en estos días candidaturas a alcaldías y gubernatura. El Chapo Flores se la pasa compartiendo en redes sociales las aventuras del torreonense y egresado de la UAdeC, Jaime Martínez Veloz, expriista y hoy morenista avecindado en Tijuana, quien buscó pero no pudo ser candidato a gobernador y tampoco a alcalde de dicha ciudad fronteriza. Se conformó con presentar un manifiesto “de protección de derechos político-electorales” y crear un “Movimiento Amplio Social por la Cuarta Transformación”, del que Flores Méndez es entusiasta propagandista. 



templete@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.