• Regístrate
Estás leyendo: ¡Buen Día! Tengo una IDEA
Comparte esta noticia
Lunes , 22.04.2019 / 23:35 Hoy

5 Wolsey Road

¡Buen Día! Tengo una IDEA

Edgar Salomón Escorza

Publicidad
Publicidad

Desde finales de la década de los ochenta, se viene asistiendo a un proceso acelerado de transformación mundial: liberalización económica, nueva regulación internacional, dominio del mercado, nuevos problemas sistemáticos, irrupción y consolidación de nuevas tecnologías. La sociedad mundial ha venido cambiando día a día, y es en este proceso de transformación, donde el valor de la “ideas” queda de manifiesto en la construcción de todo lo que hoy conocemos.

Productos tan exitosos que hoy existen, nacieron y se desarrollaron a partir de una idea. Que sería del mundo sin la Coca-Cola, sin Starbucks o sin Facebook. No podríamos imaginarlo ya que estos productos forman parte de la vida de los consumidores y en muchos casos cubren sus necesidades.

Los creadores de productos tan populares identificaron una oportunidad con beneficios y echaron a andar su idea. La pregunta de todo creador de ideas o de cualquier estudioso sobre mercados es: ¿Quien necesita lo que yo ofrezco?

Daniel Khaneman notable psicólogo que en el año 2002 obtuvo el premio nobel de economía, si, así es, un psicólogo quien basó sus estudios en el comportamiento de los consumidores, una serie de estudios profundos que logran descifrar el proceso de toma de decisiones ante un mercado cada vez mas cambiante y exigente.

Khaneman afirma con estudios científicos, que los consumidores toman decisiones rápidas y sin método; es decir actúan de inmediato, y muchas veces por instinto (como el borras) ante ese escenario, plantea que si logramos ser capaces de tomar mejores decisiones en nuestra vida personal y como sociedad, deberíamos estar conscientes de lograr mejores resultados.

El consumidor dejó de pensar y empezó solo a comprar, esto puede entenderse por el ritmo de vida que el neoliberalismo ha dejado plasmado. El ser humano cada vez más, ha dejado de ser un individuo feliz y pensante, y ha pasado a ser un esclavo del capitalismo o dicho de otra forma se ha convertido en un empleado sistemático del corporativismo. Ante este escenario el individuo ha dejado de tomar decisiones correctas y por el contrario actúa de forma rápida y errónea.

La sociedad ha dejado de pensar y de crear, es por ello que conviene tener mas empleados que creadores. El déficit de ideas se ha hecho patente, no todos en la sociedad tienen la capacidad de crear, no todos los seres humanos tienen la ambición de ir más allá y de transformar, para mí hay dos tipos de seres humanos: los que crean y los empleados, quizás para el lector resulta fácil y rápido elegir cual ser, sin embargo en la praxis, ¿cuál realmente eres?

Las ideas se cosechan, se trabajan y en muchos casos se sufren. Consolidar un paquete de ideas, no es sencillo, hay que formar un grupo de creadores, hay que saber, donde tocar y donde empujar; cuando sientas que tu idea puede ir cayendo, recuerda que este planeta es lo que es, gracias a hombres que han consolidado ideas ante escenarios adversos.

Crea tu idea, después crea la necesidad y llévala al mercado. Que la gente necesite tu idea y que compre tu idea. Es por ello y para concluir ¡Buen Día! TENGO UNA IDEA.

http://twitter.com/@edgarsalomonesc

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.