• Regístrate
Estás leyendo: La mirada al Sur
Comparte esta noticia
Sábado , 20.04.2019 / 18:13 Hoy

Sobre la mesa

La mirada al Sur

Daniel González Romero

Publicidad
Publicidad

Durante el cuarto informe del Rector General de la Universidad de Guadalajara, varias situaciones se pusieron de manifiesto, algunas de las cuales nos merecen comentarios (nada fácil es pensar, aún en el mundo, en una institución con el numero de estudiantes inscritos en esta, casi 300 mil). La primera, tiene que ver con la presencia de la institución, su desarrollo y el papel que desempeña en el ámbito estatal, regional y nacional y sus áreas vinculadas con los procesos internacionales, la investigación y el posgrado. Los hechos que destacan en el ámbito de la cultura (FIL–CCU–Festivales de Cine, música–etc.). El número de profesores en el SNI y los posgrados en el PNPC del CONACYT. Ahora la avanzada en energía limpia. Los datos mostrados permiten constatar el destacado sitio que ocupa entre la comunidad de las instituciones de educación superior del país, realidad que aún las clasificaciones del marketing de universidades no pueden ocultar. Nos preguntamos –con un amigo profesor sentado al lado– ¿cuántos egresados están ahora en otras instituciones públicas y privadas, empresas y administraciones públicas, desempeñando cargos y tareas?

La segunda, es que se pudo ver con claridad que en el presídium solo había hombres, ninguna mujer. Esto nos muestra que las muy mencionadas recomendaciones y normas de equidad de genero siguen en alguna sala de espera. Lo que contrasta con los números que expresan que la matrícula en la universidad es ya de una mayoría de mujeres. Naturalmente al respecto se entiende que la historia no se modifica ni por decreto ni de un día para otro, pero nos hace ver que en México se necesita caminar más y mejor en esta tarea pendiente. En esta línea, lo observado nos llevó también a recordar las cifras de violencia contra la mujer que contiene el estudio realizado por Instituto Jalisciense de las Mujeres. La situación es delicada o grave si se piensan con cuidado sus consecuencias. Las autoridades de todo rango habrán de hacer más al respecto, el derecho a la ciudad no es solo una frase ni cuestión de modificar normas para especular con alguna supuesta legitimidad.

La tercera, es la coincidencia en lo expuesto por el Rector y por el Gobernador en sus alocuciones (por cierto con interesante contenido el de este último), en lo que significa entender y actuar entre los dinámicos cambios y construcción de escenarios de un futuro ya presente. Si bien es cierto que el presidente de los Estados Unidos y sus amenazas, nos dicen de problemas y crisis (que también tienen buena cantidad cómplices en el territorio nacional), tal realidad nos obliga a asumir otras posturas y responsabilidades que al parecer habían quedado en el patio trasero de nuestras prioridades. Volver a mirar al sur del mundo y convivir especialmente con América Latina en nuestro horizonte. Naturalmente sin abandonar a quienes en el norte entienden que las palabras desigualdad, pobreza, equidad, justicia, también les implica como parte de un futuro común, sobretodo para devolverle algo de dignidad a la palabra democracia. Y no olvidar aquello que escribió en una pregunta Eduardo Galeano "¿a quién desarrolla el desarrollo?

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.