• Regístrate
Estás leyendo: ¿Se equivocó Sabina Berman?
Comparte esta noticia
Domingo , 21.04.2019 / 20:56 Hoy

La letra desobediente

¿Se equivocó Sabina Berman?

Braulio Peralta

Publicidad
Publicidad

Sabina Berman escribe de y sobre mujeres en sus obras de teatro, cuentos, novelas o guiones para cine, como la película sobre las muertas de Juárez, Backyard: el traspatio, de Carlos Carrera. Vive el ámbito cultural desde que arrancó su carrera profesional. No tiene necesidad de escándalos para figurar en el medio artístico y, sin embargo, vive en el ojo del huracán por sus declaraciones a Carmen Aristegui.

Si escuchamos completa la versión de la entrevista, nada de lo dicho por Berman es falso: los medios teatral, literario y cinematográfico están invadidos de abusos sexuales a mujeres —y hombres—, que quieren encumbrar en el terreno de las artes. Ella tuvo la valentía de decirlo. Sí, se equivocó al mencionar al “director del casting” (Alejandro Reza), pero ya se disculpó públicamente, sin retirar el resto de la historia:

Previo a la filmación de Gloria —basada en los sucesos de abuso sexual a niñas del clan Trevi y Sergio Andrade—, adolescentes que hicieron pruebas de actuación fueron obligadas a desnudarse y “abrir las piernas” ante el desconocido “director de arte” que nadie se atreve a denunciar, hasta hoy. Se lo dijo a la escritora el director del filme, Christian Keller. Falta que el director ratifique aquellos sucesos…

Han linchado a Sabina Berman en las redes sociales por sus comentarios, porque debió llevar pruebas. Pero nadie ha investigado lo que en el medio fílmico es una práctica común: el acoso y abuso sexual de quienes pretenden llegar al celuloide. Ese es el valor de la autora de Testosterona y Entre Pancho Villa y una mujer desnuda, obras en las que se plasma el abuso y doble moral de periodistas que “cobran” ascensos de mujeres en su vida profesional. (Un personaje se inspira en Granados Chapa, entre otros).

La falsa moral se impone por encima de la ética y la investigación necesaria de lo denunciado, aunque falten las declarantes agredidas. La misma Sabina Berman afirma haber sido violentada sexualmente por José María Fernández Unsaín, director de la Sociedad General de Escritores, cuando ella tenía 19 de edad. La misma que señala al director de teatro Germán Castillo de abusar de una becaria, María Morett. ¡Qué ovarios de la escritora!

Quemar a Sabina Berman —lean Las brujas de Salem, de Arthur Miller— no es buen consejo. Investigar hasta las últimas consecuencias sería lo mejor para todos. Para que nunca más existan el acoso, el abuso y la violación sexual como prácticas comunes en México.


TRASPIÉ: Vean el filme Gloria: lo que pasa allí es lo que Sabina Berman denuncia hoy. ¿Lincharla por eso?

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.