• Regístrate
Estás leyendo: Mirar hacia el resto de la historia
Comparte esta noticia
Miércoles , 24.04.2019 / 19:16 Hoy

Columna de Augusto Chacón

Mirar hacia el resto de la historia

Augusto Chacón

Publicidad
Publicidad

Algunos cuentan lo que vivieron o lo que saben del devenir de un grupo social o el de todos juntos y los demás, de oídas o de leídas, se lo apropian. En medio de estos dos participantes en la fabricación de la Historia están quienes la ponen en duda, por la calidad intelectual y ética que consignan a los historiadores o porque tienen otras versiones. Cada perpetrador de una verdadera Historia (que no es un sujeto, sino el consenso de muchos) pretende conseguir adeptos para su narración, pero si uno accede a que un gobernante poderoso acepte como única su interpretación del pasado, el relato ganará el grado de oficial y aquello que coleccionó, hechos, ideas, creencias, guerras, arte, símbolos, se incrustará, casi indeleble, en la identidad que abrace el pueblo de esa nación.

Hoy goza de prestigio una historia de los últimos setenta milenios de la humanidad escrita por Yuval Noah Harari, De animales a dioses; su inicio, me parece, es magnífico: “Hace unos 13.500 millones de años, materia, energía, tiempo y espacio tuvieron su origen en lo que se conoce como el big bang. El relato de estas características fundamentales de nuestro universo se llama física.

“Unos 300.000 años después de su aparición, materia y energía empezaron a conglutinarse en estructuras complejas, llamadas átomos, que después se combinaron en moléculas. El relato de los átomos, las moléculas y sus interacciones se llama química.

“Hace unos 3.800 millones de años, en un planeta llamado Tierra, determinadas moléculas se combinaron para formar estructuras particularmente grandes e intrincadas llamadas organismos. El relato de los organismos se llama biología.

“Hace unos 70.000 años, organismos pertenecientes a la especie Homo sapiens empezaron a formar estructuras todavía más complejas llamadas culturas. El desarrollo subsiguiente de estas culturas humanas se llama historia.

“Tres revoluciones importantes conformaron el curso de la historia: la revolución cognitiva marcó el inicio de la historia hace unos 70.000 años. La revolución agrícola la aceleró hace unos 12.000 años. La revolución científica, que se puso en marcha hace solo 500 años, bien pudiera poner fin a la historia e iniciar algo completamente diferente”.

Esta cita cabe en la mitad de la página 15 de la obra; en 189 palabras, Harari metió trece mil 500 millones de años y resaltó lo fundamental: física, química, biología, cultura, historia, conocimiento, agricultura, ciencia. Los detalles están en las siguientes 475 páginas. De entrada, confirma que nuestra especie es buena para recontar la Historia, las historias, y para creerla y para hacer que los demás la crean y así confiar en que la existencia tiene sentido.

Por estos días el discurrir de la humanidad llegó a un puerto magnifico, los científicos que se unieron y enlazaron los recursos de ocho países para “tomar una foto” a la materia que se conjunta alrededor de un agujero negro, representan un logro impresionante de nuestra especie: la comprobación visual de siglos de reflexión matemática y de especulación sobre el Universo; la foto es resultado de la suma despaciosa de la labor de quienes no se constriñen a las historietitas ordinarias de sus respectivas épocas. El Yuval Harari del año 2519 escribirá: en 2019 los hombres y las mujeres dieron un paso científico fabuloso (y de paso eludirá las minúsculas y mezquinas tribulaciones que de pronto parecen el todo).

La semana que mañana inicia conmemoramos uno de los hechos que en su día fue marginal y dos mil años después aún moldea, directa e indirectamente, a muchas sociedades. Del otro lado del culto, con todo y él, y uncidos a la nota que acaba de dar la ciencia, en este lapso que nos dispone para estar de manera diferente, sopesemos las historias cotidianas que privilegiamos, quizá algunas de ellas luzcan ridículas, y para que la narración que hagamos esté completa, un verso de Sabines viene bien: Yo no lo sé de cierto, pero supongo.

agustino20@gmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.