• Regístrate
Estás leyendo: Tenderete en el MRG
Comparte esta noticia
Jueves , 18.04.2019 / 12:23 Hoy

Técnica mixta

Tenderete en el MRG

Arturo Camacho

Publicidad
Publicidad

En el Museo Regional de Guadalajara, directores vienen y van, algunos ni siquiera habían puesto un pie en la ciudad, cuyo único merito es ser leales al grupo que dirige el INAH; vienen con la consigna de “aplacar rijosos”, dado que los trabajadores del Museo conocedores de sus colecciones y la importancia del recinto para la segunda ciudad del país, no siempre están de acuerdo con “las ocurrencias” del empleado de la federación en turno.

La mitad de las salas siguen cerradas; finalmente después de dos ocasiones en que fui con la intención de ver la exposición “Semillas de vida”, estaba abierta, sólo que en el camino me tropecé con un “tenderete” que además de ser un atentado al patrimonio arquitectónico que representa el edificio, es también una agresión al arte y desde luego una prueba papable de la ignorancia en la materia de quienes autorizaron tal instalación ( si así se le puede llamar a esta colección de imágenes que estarían mejor en un taller mecánico) en el corredor norte de la planta alta.

El diccionario nos dice que “Tenderete”, es un puesto de venta menor instalado al aire libre, y eso es lo parece la exposición que con nombre “Encuentro de la poesía al lienzo” se muestra en un corredor destinado al tránsito de visitantes; te recibe un arco de triplay, que lo hacen mejor los diseñadores de carros alegóricos de las fiestas de octubre; los “haikú´” (poemas cortos de 17 sílabas de tradición japonesa) y las imágenes que los acompañan están montados sobre mamparas de tela de costal sobre unos marcos de metal, una museografía que ni en Cuba, en sus años más álgidos del bloqueo se hubiera visto; seguramente fue realizada en la ciudad de México en ele mismo despacho que realizó los “armatostes” para otras exposiciones que ahí se presentan

La idea de unir imagen y poesía es tan antigua como la misma cultura; para realizar la su propuesta el poeta invitó a sus amigos, sin importar la calidad de su trabajo; el tema, no obstante su escasa originalidad podría haberse salvado si no expusiera la obviedad manifiesta de las lecturas, así, por ejemplo al haikú “Los vientos lanzan las hojas son el cuerpo del firmamento en tu mirada” se ilustra con hojas mal dibujadas y peor coloreadas; “En tu mirada auguro tu destino junto al mío”, se ilustran con dos cuerpos de pésima anatomía que se miran uno a otro; “soplo del alba cobijas las montañas bajo tu velo” y un pesado cuerpo femenino emerge del agua y así podemos seguirle con otros ilustrados por cuerpos femeninos de pésima anatomía y trazo, un calendario de “la gaviota” para conocida llantera es mejor pieza artística que cualquiera de estos pesados cuerpos femeninos de trazo poco afortunado y mediana composición. Lo sutil, lo sugerente que debe contener toda propuesta artística brilla por su ausencia.

Un museo es una escuela, un referente ejemplar de historia, arte y cultura; lo que se exhibe, en teoría debiera manejarse con criterios que contribuyeran al enriquecimiento espiritual y cultural de sus visitantes; el desdén con el que las autoridades de la federación tratan a los “museos de provincia”, sin distinguir las particularidades de sus colecciones podría atenuarse si se les impartieran cursos mínimos de sus colecciones y desde luego la indispensable apreciación artística.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.