• Regístrate
Estás leyendo: Darkness
Comparte esta noticia
Jueves , 18.04.2019 / 08:32 Hoy

Técnica mixta

Darkness

Arturo Camacho

Publicidad
Publicidad

Un suceso común en ciudades del siglo XXI, el grafiti o el rayoneo en edificios públicos o privados, sirvió como vitrina para observar la tolerancia y rezagos cívicos y culturales que tiene Guadalajara, una ciudad que pretende ser referente cultural en Hispanoamérica.

Las columnas dóricas del Teatro Degollado fueron pintadas con una estilizada caligrafía gótica con la palabra “Darkness” (oscuridad ), un genuino suceso de arte contemporáneo que fue visto como un acto vandálico, debido a que los autores no estaban patrocinados por una galería de San Francisco, ni tampoco estaban interesados en comerciar con cenizas de ciudadanos ilustres; los autores, dos adolescentes habitantes de la periferia, quienes además de la condena social por parte de las “buenas conciencias”, fueron expulsados de su escuela secundaria, una medida coercitiva que más que remediar el problema puede ser causal de conflictos mayores, echados al margen, violentando su derecho a la educación; además se le les impondrá una multa, sanción que no se impuso cuando un famoso arquitecto destruyó el mosaico veneciano del frontispicio, obra de Roberto Montenegro, uno de los pintores sobresalientes del siglo XX mexicano, tampoco la multa se impuso a los saqueadores de cenizas del arquitecto Luis Barragán, ayudados para tal hazaña por la Secretaría de Cultura; acciones que nos hablan de diversos puntos de vista del patrimonio cultural.

Darkness es también una evidencia de la falta de políticas públicas para los jóvenes y para la defensa y cuidado del patrimonio. Una premisa indispensable para el respeto y conservación del patrimonio edificado, es la difusión del mismo en todos los sectores de la población, “no se puede querer y cuidar lo que no se conoce”.

En los programas educativos de educación básica existen contenidos dedicados al conocimiento del patrimonio de su entorno inmediato, por carencias en la infraestructura escolar, un reducido número de escolares asiste una vez en su ciclo escolar a un museo o al centro histórico y por lo general son alumnos de colegios privados; esta carencia se agudiza en secundaria en donde solo se limita a escasas tareas de investigación, seguramente a los chavos de “Darkness” no les tocó investigar el teatro Degollado y si así fue o escogieron las columnas del teatro como un gesto de gusto innato, estamos ante una acción de arte contemporáneo. De manera que la Secretaria de Educación Pública de Jalisco también tiene gran tarea al respecto.

Por su parte el Ayuntamiento que en teoría estaría destinado a desarrollar una política cultural de y para la comunidad ha optado por la festivales del relumbrón, desde proyectar anuncios de refrescos en edificios patrimoniales hasta la más reciente ocurrencia que fue traer una exposición de fotografía de moda, para que según los consejeros de la marca “Guadalajara al cuadrado” la ciudad se posicionara en el mapa de la cultura, zas, ignorando que hace tiempo lo está por la obra mural de José Clemente Orozco y muchos otros artistas desde lo popular al cine y el arte contemporáneo. Una relectura muy bizarra de la ciudad su patrimonio y su proyección.

El otro lastre de la política cultural del ayuntamiento es la “aristocracia de mérito” que conduce acciones del festival “Guadalajara Sucede”, la decisión unilateral de lo que los funcionarios municipales consideran presentable a los vecinos de acuerdo a sus programas de “construcción de comunidad”, nos presentan lo de siempre en un gobierno municipal que se promociona de “participación ciudadana”, este nuevo grupo de beneficiarios hacen que al festival ya se le llame “Susana sucede” nombre de la directora del “buró” del gusto, municipal. De manera que el ayuntamiento más debería en enfocar sus escasos recursos a todos los ciudadanos y en especial a niños y jóvenes, los más vulnerables en la sociedad digital y así cumplir con el derecho constitucional de acceso a la cultura.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.