• Regístrate
Estás leyendo: Álbum de familia
Comparte esta noticia
Lunes , 18.03.2019 / 22:28 Hoy

Técnica mixta

Álbum de familia

Arturo Camacho

Publicidad
Publicidad

El álbum de familia constituye, para las sociedades contemporáneas, la más íntima reserva del clan. Es un archivo doméstico selectivo, incluso en algunas ocasiones se recortan personajes que salieron del núcleo familiar por conflictos, somos autores únicos de una forma de reorganizar y revivir nuestras vidas, a través de las imágenes que se atesoran en el álbum. "Esta construcción es puro teatro, se produce delante y detrás de la cámara, intervenimos antes y después de la fotografía" (Pedro Vicente, en álbum de familia).

Más allá de la escena curiosa y entrañable convenida entre fotógrafo y retratado y de las convenciones propias del oficio, está el testimonio del momento así como el cúmulo de indicios de época, estas dos funciones se cumplen ampliamente en las exposiciones que actualmente se presentan en el Museo Regional de Guadalajara: La Familia Alteña en las fotografías de Pablo Ibarra y Atenguillo imágenes de la memoria.

Las dos muestras están sustentadas en sólidas investigaciones y rescates de archivos; sin duda por su aportación a la historia de la fotografía en Jalisco, destacan las series fotográficas de Pablo Ibarra, fotógrafo que ejercicio su profesión en Arandas entre 1920 y 1970, de manera que hay en sus imágenes una memoria visual histórica a la vez que emotiva; el rescate del archivo de este fotógrafo constituido por 70 mil negativos, han dado como resultado un libro y dos exposiciones, en el Museo Regional se presentan excelentes retratos de familia en sus diferentes ciclos y actividades tomadas tanto en espacios cerrados como en el campo; en todas se aprecia el ojo entrenado y el cuidado técnico para obtener matices y detalles en los comunes retratos de bodas, reuniones familiares o cumpleaños específicos; aquí asombra la calidad artística alcanzada con una cámara de fuelle, si bien no arriesga en composición su maestría es evidente en el manejo de los recursos del fotógrafo de estudio, claroscuros y contrastes bien logrados; cuando sale al campo don Pablo saca su "genio" de artista fotógrafo y ensaya con grupos y movimientos, de impresionante belleza y aparente espontaneidad es un grupo de mujeres de negro captadas en el campo.

El conjunto además de cualidades artísticas permite asomarnos a épocas y costumbres, sin duda Pablo Ibarra supo que la cámara era un instrumento artístico por lo que sus imágenes saben captar atmósferas y rostros en los que pueden leerse estados de ánimo y sentimientos.

Un ejercicio con el mismo objetivo de rescatar la memoria, son las fotografías de Atenguillo, sin el lustre artístico de la anterior, su valor radica en constituirse en memoria visual de una comunidad y su huella por el Siglo XX, en los grupos familiares, de asociaciones religiosas, fiestas, desfiles cívicos, grupos musicales y armados tanto rebeldes como oficiales, es posible reconstruir un entramado de recuerdos que afirman la frase "Todos juntos hacemos la historia", la aparente lentitud con la que pasa el tiempo en los pueblos, se convierte en una máquina del tiempo que nos lleva por cambios en modas, transportes y paisajes; la diversidad de temas captados permiten adentrarnos en su desarrollo social y material; en este caso el álbum familiar ha servido como fuente principal para esta reconstrucción.

La fotografía ha estado siempre ligada al apunte de lo efímero; su aportación principal es el registro, la captura de lo singular, lo instantáneo, para el teórico Hal Foster, "el álbum de familia, es una estructura de protección contra el tiempo, la inevitable corrupción, para recuperar todo lo posible antes de que sea demasiado tarde".

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.