• Regístrate
Estás leyendo: "La favorita": Poder, seducción y locura
Comparte esta noticia
Sábado , 23.02.2019 / 23:30 Hoy

La pantalla del siglo

"La favorita": Poder, seducción y locura

Annemarie Meier

Publicidad
Publicidad

Me acerqué a La favorita de Yorgos Lanthimos con la curiosidad de conocer el primer filme “de época” del director de ascendencia griega que radica y trabaja en Gran Bretaña. Con su filmes Colmillos, Alps: Los suplantadores, La Langosta y El sacrificio del ciervo sagrado, Lanthimos se ha posicionado como realizador original e intrigante con historias y temas inusuales y un estilo personal y extravagante. Lo que experimenté al ver La favorita trascendió todas mis expectativas ya que junto a los guionistas Deborah Davis y Tony McNamara, el director creó un filme de época y una pieza didáctica acerca del carácter absurdo y perverso del sistema y los mecanismos del poder. Poder de la monarquía inglesa de principios del siglo dieciocho, poder en una relación humana, dependencia y resistencia femenina en un sistema de poder patriarcal. Fuera de Gran Bretaña y Europa el reinado de Anne Stuart (1665 a 1714), la última reina de la dinastía Stuart, es poco conocido. Tampoco sabemos que durante su mandato (1702 a 1714) se desarrolló el gabinete del parlamento británico, que el imperio incluía a Inglaterra, Irlanda y Escocia y que los antepasados de Sir Winston Churchill jugaron un papel político decisivo. Con su estilo y lenguaje irreverente la película se aleja por completo de las convenciones del “cine de época” por lo que sorprende constatar en textos históricos que el filme se basa con bastante fidelidad en datos y detalles, personajes, sucesos, textos, arquitectura y pinturas de la época. De manera inteligente, atrevida y divertida crea choques emocionales y estéticos entre sucesos del siglo diecisiete y la época actual. Salimos del cine convencidos de no haber visto un filme de época sino una reflexión y lección acerca de situaciones y dependencias perfectamente actuales en la política, el espacio laboral, la familia y la pareja del siglo veintiuno. El título La favorita se refiere a dos mujeres que fueron cercanas a la reina (Olivia Colman): Sarah Churchill (Rachel Weisz), Duquesa de Marlbourough, la mejor amiga, asesora y confidente de Anne y Abigail Hill (Emma Stone), prima lejana de Sarah que llega a la corte para recuperar su papel y título de nobleza. Entre los escritos de Winston Churchill acerca del reinado de Good Queen Anne encontré una definición que podría haber servido de sinopsis del filme: “Sarah guiaba a la reina, Malbourough la guerra y Godolphin el parlamento”. Es lo que narra el filme: Enferma y desesperada por no tener heredero Anne dejó los asuntos de estado en manos de Sarah, su esposo Malbourough y Godolphin, un político Tory con enorme influencia. Abigail Hill aprovecha la desesperación de la reina, así como sus necesidades físicas, emocionales y sexuales para ganar su confianza y desplazar a Sarah. Al describir cómo Abigail escala hacia el poder, el filme no sólo revela la vacuidad de la monarquía sino que muestra el absurdo y perverso de un sistema y los mecanismos de dependencia y dominación que atrapan a todos los involucrados. Con un guión, imágenes y sonidos contundentes, estilo de actuación y humor absolutamente original, La favorita seduce, convence y se graba en la mente del espectador como experiencia fílmica inolvidable.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.