• Regístrate
Estás leyendo: ‘Aristemo, la comedia musical’
Comparte esta noticia

El pozo de los deseos reprimidos

‘Aristemo, la comedia musical’

Álvaro Cueva

Publicidad
Publicidad

El domingo pasado viví una de las experiencias mediáticas más hermosas de mi vida. Fui a ver Aristemo, la comedia musical al Teatro Centenario Coyoacán 2.

Le juro que jamás había visto algo así, mucho menos con jóvenes, muchísimo menos en la actualidad. Los fanáticos de estos personajes gritaban, cantaban, lloraban, aplaudían, bailaban, reían. Aquello era una pachanga. No, pero espérese. No le he dicho nada. También mandaban fotos a las redes sociales, subían al escenario y hacían fila para tomarse la foto del recuerdo.

Aristemo era una locura total. No sabe usted de las historias de las que me enteré platicando con el público. Gente que viajó desde diferentes estados de la República nada más para ver de cerca a sus actores favoritos, niños chiquitos completamente felices participando en el show de principio a fin y papás, muchos papás, carcajeándose con las ocurrencias de esta obra.

A un muchacho que me dijo que había viajado desde El Salvador solo para ver la obra, de plano, le pedí que me mostrara su pasaporte y que me dejara tomarle una foto. Es que todo esto que le estoy contando suena como de una realidad aparte. ¿Me creería si le dijera que me presentaron a un chico que ha ido prácticamente a todas las funciones de Aristemo, la comedia musical? ¡Se sabe la obra de memoria! Esto es un acontecimiento en la historia del teatro mexicano. Esto es algo que se tiene que destacar. ¿Cuál es la nota? Que los productores Juan Osorio, Nicandro Díaz y Gerardo Quiroz le están enseñando a las nuevas generaciones lo que un fenómeno telenovelero más allá de la pantalla.

Me parece precioso que justo ahora que todo el mundo dice que la televisión está muriendo, que los jóvenes no ven la tele y que las audiencias odian las telenovelas, tengamos este cañonazo demostrando exactamente todo lo contrario.

Aristemo, la comedia musical es un producto derivado de la telenovela Mi marido tiene más familia sobre una idea original de Juan Osorio escrito por Pablo Ferrer y Santiago Pineda con libreto de Hugo Moreno Cano y el mismo Juan Osorio.

Ojo: éste es un show para pasársela bien, teatro popular, pero gran teatro popular, un espectáculo donde la gente interactúa de la manera más sana que usted se pueda imaginar y recibe mensajes muy bonitos.

Sí, ya sé lo que está pensando: como los Aristemos son una pareja gay, ésta debe ser una obra gay. No, y esto es lo interesante. Ame usted a quien ame, como lo ame, Aristemo, la comedia musical lo va a divertir. Además, no sabe usted qué actuaciones las de Emilio Osorio, Joaquín Bondoni, Gaby Platas, Laura Vignatti, Ruy Gaytán, María José Mariscal, Emiliano Vázquez y Allison Coronado.

Son tan tiernos, tan chistosos, tan entrañables. Y cantan muy bien. Y es de no creerse cómo van resolviendo lo que la gente les va pidiendo sobre la marcha sobre un escenario muy creativo y lleno de sorpresas vinculadas a la telenovela. Gran trabajo de dirección de Aurelio Ávila. No sé a usted, pero a mí se me hace un milagro que a tanto tiempo de que acabó Mi marido tiene más familia las multitudes sigan amando con tanta fuerza a sus personajes. Por lo que más quiera en a vida, luche por vivir esto como yo. Le va a encantar.

alvaro.cueva@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.