• Regístrate
Estás leyendo: Las tentaciones de Nuevo Vallarta
Comparte esta noticia
Jueves , 25.04.2019 / 11:11 Hoy

Las tentaciones de Nuevo Vallarta

Relajación, diversión, aventuras, compras, delicias gourmet y espectáculos nocturnos se confabulan para incitarte a vivir unas codiciadas vacaciones.

Publicidad
Publicidad

En cuanto llegué al aeropuerto de Puerto Vallarta tomé mi maleta, abordé una camioneta, me acomodé en el asiento, y cuando empezaba a contestar el primer mail en mi celular, miré por la ventana y observé un camino lleno de plantas exóticas. Así de rápido entré al mundo de Vidanta Nuevo Vallarta.

Fue inevitable desconectarme de la ciudad, enseguida subí a un carrito que me llevó a Grand Luxxe Torre 5, un oasis de lujo que ha sido galardonado con la categoría Cinco Diamantes de la AAA, ubicado en el margen del río Ameca y que converge con el mar.


Los siete pecados al acecho

Mi habitación exquisitamente decorada, me llenó de “soberbia”: similar a un pequeño departamento con una cocineta que se oculta con puertas; sala; comedor; terraza; alberquita, y dos baños, uno de ellos equipado con tina. ¡Solo para mí! Pero, ideal para lunamieleros.

De repente la “ira” me invadió, ¿cómo recorrería las 214,000 hectáreas en busca de atracciones? Me explicaron que cuentan con 14 kilómetros de palafitos, unos puentes que conectan con múltiples aventuras, o solicitar en el lobby un carrito que te traslada.

Temí perderme al visitar el Campo de Golf Norman, que tiene el puente colgante más largo para carritos de golf y que va de Nayarit hasta Jalisco. Me sugirieron descargar la App Vidanta Resorts: ubica sitios e informa de las actividades que se realizan, horarios y reseñas de restaurantes. Descárgala aquí.


Si no deseas salir de tu resort, nadie te culparía. Inicialmente me atrapó la “pereza”, pues Grand Luxxe Torre 5 posee el Sky Garden Grand Luxxe V, con una alberca, jacuzzi y una de las mejores vistas de la bahía; además de Quinto, restaurante con exquisitos cortes al carbón para comida y cena o desayunos.

Me confieso pecadora y salí de mi pequeño paraíso, la “lujuria” me asaltó y fui a La Plaza, un edén para las compras de tres pisos con boutique, joyería, florería, librería, artesanías, tienda de vinos que incluso sirve por copeo, etc. La taquería, cremería, charcutería, panadería y chocolatería elaboran sus productos en Vidanta.

Es imposible controlar la “avaricia” al visitar Spatium, que reinventa la relajación con más de 60 masajes. Svetlana Nadirova, gerente de Spas y Gimnasios en Grupo Vidanta, comentó: “ofrecemos terapias milenarias que logran que viajes por el mundo mientras te desconectas y recargas energía, para mejorar el ánimo”.

Tras sumergirme en un circuito de hidroterapia con vapor, sauna, jacuzzi y tina de agua fría, pasé a una de las 36 cabinas, que tienen el nombre de “agua” en diferentes idiomas. Disfruté de un Retiro Especial Spatium de 100 minutos, que combina aromaterapia, masaje corporal y facial.


La “gula” quedó satisfecha por el Tour Culinario, que a través de una cena progresiva con maridaje me permitió probar las delicias de siete de sus 38 restaurantes. Disfruté la exquisitez de Quinto, la frescura de Tramonto, los secretos de Gong, la delicadeza de Epazote, lo suculento de The Burger Custom Made y lo dulce de Costa Arena.

Me encantaron los manjares del bufet matutino en El Café del Lago, el sabor español de Chiringuito, los ceviches de Blue Fish, las crepas de Sweet Paris, los bocadillos de Si Snack, los sofisticados platos de Azur y los antojitos de La Cantina con el Show del Lago. Me divertí en el espectáculo nocturno del Santuario.

Con gran “envidia” descubrí que 67 de las frutas y verduras que sirven en el resort son cultivados por ellos en La Huerta, a 15 minutos de Vidanta. Actualmente generan alrededor de 1,200 kilos de productos al día, pero su meta es ser autosustentables.


Más odiseas

Es muy fácil diseñar tu experiencia Vidanta en sus diferentes resorts: The Grand Mayan, apto para familias intrépidas, encierra aventuras en sus rincones mayas, que incluyen un río lento. The Grand Bliss, salpicado de sutil elegancia, es para viajeros que buscan relajación. Mientras que Grand Luxxe despliega el lujo a gran escala.

Mayan Palace con su ambiente relajado es ideal para familias. The Bliss tiene el encanto cosmopolita de un hotel boutique e invita a relajarse con los seres queridos. Y Vida Vacations te ayudará a obtener tus vacaciones ideales.


Para que tu viaje sea inolvidable

No olvides llevar ropa ligera y cómoda, sombrero, bloqueador solar, lentes de sol y repelente de moscos.

Cómo llegar

Vuela por Aeroméxico, compra y realiza tu check in aquí.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.