• Regístrate
Estás leyendo: La música de Almodóvar
Comparte esta noticia
Jueves , 21.02.2019 / 12:58 Hoy

La música de Almodóvar

Reseña

El cine de Almodóvar es vertiginoso, distante de las buenas costumbres e inmerso en un espacio poblado de seres marginales. Así ha sido desde el principio
Publicidad
Publicidad

El cine de Almodóvar es vertiginoso, distante de las buenas costumbres e inmerso en un espacio poblado de seres marginales. Así ha sido desde el principio, desde Pepi, Luci, Bom y otras chicas del montón, película con la que debutó profesionalmente en 1980 y en la cual —como en todas las que le han seguido— la música forma parte esencial del guión.

Las prostitutas, los perdedores, los niños precoces, los amores clandestinos, los homosexuales habitan el universo creado por Almodóvar. Películas como Laberinto de pasiones reflejan las inquietudes y la atmósfera de la movida de los años ochenta en Madrid; las noches pobladas de excesos y personajes como el interpretado por Fabio McNamara, quien canta uno de los temas emblemáticos de la época.


En las películas de Almodóvar hay momentos inolvidables en los que está presente la música del compositor Alberto Iglesias, o canciones que acompañan a la cámara en sus vagabundeos por ciudades como la Barcelona de noche que aparece en la famosa escena del túnel de Todo sobre mi madre, mientras se escucha la voz del senegalés Ismael Lo.

Almodóvar encontró pronto una manera, un estilo de contar las cosas. También a las actrices y a los actores que comparten sus desvaríos y genialidades. Encontró asimismo una valiosa veta en el cancionero popular que ha sabido explorar con fortuna, como sucede en la nostálgica Volver, en la que Penélope Cruz hace una sorprendente versión flamenca del legendario tango de Carlos Gardel y Alfredo Le Pera.

Tacones lejanos es uno de los trabajos más aclamados de Almodóvar. Estelarizada entre otros por Victoria Abril, Miguel Bosé y Javier Bardem, tiene una de sus escenas más celebradas en el patio de una cárcel de mujeres en la que de pronto las reclusas, lideradas por Bibiana Fernández —transexual de elevados vuelos—, improvisan una coreografía mientras suena la canción “Pecadora”, interpretada por los Hermanos Rosario.

Almodóvar es un infatigable explorador de géneros musicales, un transgresor que envuelve sus películas con el manto sagrado de la pasión. En La ley del deseo, por ejemplo, mientras Antonio Banderas acaricia y seduce a Eusebio Poncela, se escucha una vieja canción interpretada por el trío Los Panchos que resulta decisiva en ese preludio de amor.

En el soundtrack de las películas de Almodóvar cabe todo, o casi todo. Del bolero al pop, de las rancheras a los tangos, del rock a la música disco. En este sentido, su película Los amantes pasajeros es un retorno a la comedia y un homenaje al soul a través de la canción de las Pointer Sisters que los sobrecargos bailan en un avión amenazado por la tragedia.


Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.