• Regístrate
Estás leyendo: Diego Rivera. Amores que no matan, pero fortalecen
Comparte esta noticia
Lunes , 18.02.2019 / 21:59 Hoy

Diego Rivera. Amores que no matan, pero fortalecen

En su libro más reciente, Martha Zamora da cuenta de las relaciones del pintor con sus mujeres.
Publicidad
Publicidad

Frida Kahlo escribió alguna vez que no podría hablar de Diego Rivera como su esposo, “porque sería ridículo. Diego no ha sido jamás ni será ‘esposo’ de nadie”.

Curioso caso de un hombre que se casó varias veces y vivió con sus mujeres relaciones apasionadas y tormentosas y, a pesar de ello, o por ello, siguieron amándolo.

La propia Frida se quejaba de maltrato, pero luego claudicaba: “Me ha hecho sufrir tanto que no puedo perdonarlo fácilmente, pero, ¡todavía lo quiero más que a mi vida!”.

Las citas provienen del libro Heridas, amores de Diego Rivera (edición de la autora, 2018), obra en la que la investigadora Martha Zamora teje la vida sentimental del pintor con Angelina Beloff, Marevna, Lupe Marín, Cristina Kahlo, María Félix, Emma Hurtado y, por supuesto, Frida.

Le perdonaban todo

Estudiosa de la vida de la pintora, sobre quien publicó En busca de Frida en 2015, a Zamora le llama la atención que mujeres tan distintas se enamoraron profundamente del pintor. “Le perdonaban todo... mientras estaba cerca de ellas. Además, el amor duraba hasta que ellas morían”, dice en entrevista para M2.

En el caso de Marevna, después de una relación de cuatro o cinco años Diego Rivera abandona a la pintora con una hija –que nunca reconoce– y no vuelve a ocuparse de ellas. Marevna y la también pintora Angelina Beloff vivirían cosas terribles en Europa, como guerras, pobreza, hambre y enfermedades.

Y, a pesar de ello, explica la investigadora, “no culpan a Diego por su situación. Varias de sus mujeres lo tratan como si fuera un niño. Angelina lo mantiene, sobre todo los últimos ocho de los diez años que permanecen juntos en Europa. Vivían de lo que ella ganaba como ilustradora de libros, porque las becas con las que llegaron a París desaparecieron por los conflictos políticos. No es que fuera flojo. Jamás se podría decir eso de Diego Rivera: era un trabajador compulsivo”.

Mujeres fuertes todas ellas, Emma Hurtado es la menos conocida. “No solo es fuerte –explica la autora del libro–, sino también muy exitosa y autónoma que conoce a Diego mucho más tarde que las otras. Frida lo conoció a los 15 años y la impactó desde entonces, pero empezó su relación cinco años después. Las otras también eran veinteañeras, mientras que Emma Hurtado tenía 39 años”.

Económicamente exitosa, con un plan de vida muy claro, también sucumbió al pintor, agrega Zamora. “Le da toda la atención: le corta las uñas de los pies, le compra su ropa, le paga todo, inclusivo los gastos de Frida, que no eran pocos”.

Falta la luz

En carta reproducida en el libro, Angelina Beloff dice lo difícil que era vivir sin Diego: “Desde que te fuiste, ir al café ya no es lo mismo. Me falta la fantasía, el color, la luz”. Cuando vino a México, indica Zamora, la artista reflexionaba: “Cómo es posible que haya sido tan inocente, que haya creído lo que me decía Diego Rivera: que en las calles de México atravesaban panteras”.

De acuerdo con la investigadora, Diego Rivera encantaba a las mujeres. “Además de que era muy inteligente y muy culto, era muy curioso: todo le interesaba. La vida de las mujeres que se acercaban a él adquirían otra dimensión; pero cuando él se retiraba, tenían una vida de rutina, como la de cualquiera de nosotros, y entonces tenían que buscar cómo sobrevivir”.

También era encantador al hablar de las cualidades de sus mujeres, como cuando escribió para el periódico Novedades sobre la muerte de Frida Kahlo, a quien califica como “ilimitada”. El pintor afirma que “quien tuvo la suerte sin par de aproximarse a Frida dentro de su amor, puede abismarse cada hora más en el hueco sin fin que dejó, pozo al fondo del cual brillan los soles y reflejan la luz todos los mundos”.

Antes de morir, la propia Frida escribía en párrafo conmovedor: “Como los cactus de su tierra, crece fuerte y asombroso, lo mismo en la arena que en la piedra; florece con el rojo más vivo, el blanco más transparente y el amarillo solar: revestido de espinas, resguarda dentro su ternura; vive con su savia fuerte dentro de un medio feroz”.

Dicen que lo que no te mata te nutre. Como los amores que Diego sostenía, a veces peligrosos, que acabaron nutriéndolo. 


Testimonios


Frida Kahlo

“Diego es un niño grandote, de cara amable y mirada un poco triste... Yo quisiera siempre tenerlo en brazos, como a un niño recién nacido” 



Angelina Beloff

“No ha sido nunca un hombre cruel, simplemente un hombre sin moral. Su pintura es todo por lo que ha vivido y lo que ha amado profundamente”


María Félix

“A mí Diego me ha hecho comprender que soy una persona y yo no lo sabía. Me enseñó que no soy una cosa sino una persona”


Marevna


“No era guapo, pero sí impresionante. Su rasgo más tremendo eran sus ojos... su boca era amplia y sensual. Era como un niño grande y las mujers nos gusta la maternidad”


Diego Rivera 

“No puedo trabajar si no estoy violentamente unido a una mujer. Igual que en aquella época en que te encontré, cuando estaba como loco” (se refiere a Angelina Beloff)


Lupe Marín 

“¡Vete al diablo con tus chichonas y no pienses que a tu regreso de Rusia me vas a encontrar aquí esperándote!”

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.