Por ébola, la OMS avala uso de fármacos experimentales

El organismo determinó por primera vez que, debido a la gravedad de la epidemia, se pueden emplear fórmulas que no se han probado en humanos.
Marie-Paule Kieny, subdirectora general de la OMS, dio a conocer la decisión del Comité de Ética.
Marie-Paule Kieny, subdirectora general de la OMS, dio a conocer la decisión del Comité de Ética. (Salvatore Di NolfI/EFE)

Ginebra

El Comité de Ética de la Organización Mundial de la Salud (OMS) avaló ayer el uso de tratamientos experimentales que no han sido probados en humanos, pero solo contra la actual epidemia del ébola debido a su gravedad, pues mató ya a más de mil personas en África occidental.

“En las circunstancias particulares de este brote y si se cumplen ciertas condiciones, el comité consensuó que es ético ofrecer intervenciones cuya eficacia no está comprobada y con efectos secundarios todavía desconocidos, como potencial tratamiento o prevención”, señaló una declaración del comité difundida por Marie-Paule Kieny, subdirectora general de la OMS, en una rueda de prensa.

El peor brote

África occidental experimenta el mayor, más severo y complejo brote de ébola desde que se descubrió esta enfermedad en 1976, con la gran mayoría de víctimas en tres países: Guinea Conakry, Liberia y Sierra Leona, y con la atención puesta en la evolución de la situación en Nigeria, la nación más poblada de ese continente, donde hay 10 casos reportados y dos fallecimientos.

Frente a la gravedad del brote y la elevada tasa de mortalidad (en torno a 55 por ciento) han surgido llamamientos a utilizar tratamientos en etapa de prueba para intentar detener la propagación de la enfermedad infecciosa que ha causado más de un millar de muertos en los cuatro países citados.

Las autoridades sanitarias de esas naciones no han podido contener la epidemia que comenzó en marzo de este año. Sumado a esto, a inicios de agosto se difundió que dos ciudadanos estadunidenses que se contagiaron con el virus al ayudar en la crisis sanitaria fueron tratados con un fármaco en fase experimental, llamado ZMapp, que no ha sido aprobado por las autoridades para su uso en humanos.

Por ello, la OMS convocó al grupo de especialistas en ética médica para analizar y pronunciarse sobre esta cuestión.

Estados Unidos anunció ayer que enviará a Liberia un número indeterminado de fármacos experimentales, tras recibir una petición en este sentido. Aunque los dos estadunidenses que fueron tratados con el ZMapp evolucionan positivamente, un tercer paciente que también era medicado con ese suero falleció ayer en Madrid.

El gobierno de Monrovia, capital de Liberia, ha adelantado que los utilizará en personal médico que ha contraído el virus.

Conclusiones de expertos

En sus conclusiones, los expertos consideran que las circunstancias son excepcionales y que el uso de fármacos que están apenas desarrollándose en los laboratorios puede justificarse, siempre y cuando se sigan criterios éticos.

Entre los más esenciales están “la transparencia sobre todos los aspectos del tratamiento, el consentimiento informado y con libertad de elección, el respeto de la confidencialidad, la preservación de la dignidad del afectado y la participación de la comunidad”.

Más allá de las acotaciones, el Comité de Ética sostuvo que existe la “obligación moral” de recolectar y compartir toda la información científica que se genere.

Esto incluye la que surja de los tratamientos de “uso compasivo”, por el que justamente se ofrece a una persona acceso a un fármaco que no ha recibido autorización de uso de las autoridades competentes.

Tras deliberar por teleconferencia, los expertos elaboraron y emitieron ayer su declaración, que señala también que existe el “deber moral” de evaluar las intervenciones que se realicen con tales fármacos —tanto en tratamientos como de modo preventivo— en los mejores ensayos clínicos posibles.

Ello con el fin de comprobar, de forma definitiva, su seguridad y eficacia o, por el contrario, que se reúna la evidencia para detener su uso.

Un área que requiere un análisis más profundo, reconocieron los científicos, es cuál es el criterio ético que debe guiar una distribución justa del medicamento o vacuna entre las comunidades y países.

Se anticipa, en cualquier caso, que la demanda no podrá ser cubierta en vista de que, aunque hay varios fármacos contra el ébola en fase experimental con animales, las muestras disponibles son mínimas.

El Comité de Ética está compuesto por expertos en medicina, biomedicina y otras ramas de la ciencia de una decena de países de todos los continentes.

• • •

Ban Ki-moon pide evitar el pánico

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, hizo hoy un llamamiento a “evitar el pánico y el miedo” ante el brote de ébola en África y recordó que la enfermedad puede prevenirse.

“El ébola se ha controlado con éxito en otros sitios y podemos hacerlo aquí también”, señaló en una conferencia de prensa.

El diplomático consideró “esencial” contar con una adecuada respuesta internacional y, para ello, anunció el nombramiento como coordinador de Naciones Unidas para el ébola del doctor británico David Nabarro, que en el pasado se ocupó de liderar las acciones de la ONU ante la gripe aviar.

“Será responsable de asegurar que el sistema de la ONU hace una contribución efectiva y coordinada al esfuerzo global para controlar el brote “, explicó Ban y señaló que la decisión se tomó en coordinación con la OMS, que ayer anunció que el número de víctimas de la enfermedad ha superado el millar.

Para la ONU es especialmente urgente dar respuesta a la “severa falta de capacidades” en los países más afectados por el brote, por lo que llamó a la comunidad internacional a facilitar rápidamente “doctores, enfermeros y equipamiento, incluidos trajes con protección y tiendas de aislamiento”.

EFE/Ginebra

• • •