• Regístrate
Estás leyendo: Tecpex e Hidrosina ‘huachicolearon’ a Edomex y Sedena
Comparte esta noticia
Viernes , 22.02.2019 / 11:05 Hoy

Tecpex e Hidrosina ‘huachicolearon’ a Edomex y Sedena

Combate al robo de combustibles

Combustible donado. De acuerdo con una investigación de 2015, Pemex detectó en al menos nueve estaciones de servicio la venta de gasolina y diésel cedidos.
1 / 3
Publicidad
Publicidad

Hidrosina, el mayor grupo gasolinero del país, fue señalado por serias irregularidades sobre el destino de combustible donado por Petróleos Mexicanos (Pemex) a dependencias gubernamentales.

Una investigación realizada en 2015, en la entonces Dirección Corporativa de Operaciones de Pemex detectó, al menos, nueve gasolineras en las que se comercializó combustible que originalmente había sido donado a la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) y al gobierno del Estado de México, entre otros gobiernos y dependencias.

Cinco de las estaciones de servicio señaladas en la investigación de Pemex pertenecen al Grupo Hidrosina Plus, conformado por 24 empresas, en las que participan como accionistas los hermanos William, Gabriel y Paul Karam Kaasab, quienes se han asociado en este negocio con empresarios de todo el país vinculados con personajes de la política de distintos partidos. 


Las otras cuatro, identificadas en el reporte confidencial como Grupo Tecpex, pertenecieron a Hidrosina antes de ser investigadas por Pemex en 2015 y hoy nuevamente son parte de ese consorcio.

Al menos desde 2007 Pemex otorga cada año donaciones de asfalto y combustible —gasolina y diésel— a gobiernos estatales y municipales. También dona, aunque en menor parte, gasolina a organizaciones de la sociedad civil.

La prioridad de estas donaciones son los estados con presencia de la industria petrolera y se otorgan a través de convenios de “licencias sociales”, con las que se atienden y previenen posibles conflictos sociales, mediante la dotación de combustible, surgidos de la actividad extractiva.


El Estado de México, sin ser un estado petrolero, fue privilegiado con donativos en el sexenio pasado, con Emilio Lozoya al frente de Pemex. Cuando en febrero de 2016 José Antonio González Anaya asumió la dirección de la petrolera, se formó un comité para que esos donativos tuvieran reglas más claras.

El reporte de la investigación realizada al interior de Pemex recomendaba revisar los convenios de donación y verificar que estén llegando a los destinos correctos, “ya que si no hay supervisión en la asignación y seguimiento a la dotación de los donativos se puede tener un quebranto de más de mil 125 millones de pesos”. Esa cifra tan solo correspondía a 2015.

La autenticidad del documento, de nueve páginas, se validó con distintas fuentes del sector energético.

MILENIO y MCCI constataron que las estaciones de gasolina que se mencionan en el reporte siguen en operación, aunque todas tuvieron que hacer cierres parciales durante la reciente crisis de escasez de combustible.


El reporte confidencial

La investigación de Pemex inició con la revisión de los controles volumétricos de las estaciones de servicio abastecidas por el Sistema de Transporte Minatitlán-México, en el periodo marzo a junio de 2015.

En esa revisión se detectó que los mayores desvíos o inconsistencias se presentaban en cuatro gasolineras de la empresa Tecpex S de RL de CV, hoy parte del Grupo Hidrosina, de acuerdo con un reporte de la investigación, al que tuvieron acceso MILENIO y Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI).

En las cuatro se identificó la recepción de tanques de combustible no facturado por Pemex, amparados en un acuerdo de donación con la Sedena suscrito en 2013.

Según el documento consultado, desde agosto de 2013 a junio de 2015, las cuatro estaciones recibieron de Pemex más de 22.6 millones de litros de gasolina para destinarse a donativos.

Pero cuando se revisaron las salidas en los dispensarios de las cuatro estaciones de servicio de Grupo Tecpex se encontró un patrón de ventas al público, no de entrega del combustible a una institución, como se había acordado en el convenio con la Sedena.

El reporte de la investigación refiere que la Subdirección de Salvaguardia Estratégica (SSE), encargada de vigilar los ductos de Pemex y que estaba bajo el mando del general Eduardo León Trauwitz, confirmó el presunto desvío del combustible: “De acuerdo a la información proporcionada por personal militar de la SSE, es muy probable que ese producto no llegó a la Sedena”, menciona el documento.

Las cuatro estaciones en las que se detectaron estas irregularidades estuvieron registradas a nombre de la empresa Tecpex entre noviembre de 2013 y agosto de 2015. A excepción de ese periodo, siempre han pertenecido —desde su fundación— al Consorcio Gasolinero Plus SA de CV, que forma parte del Grupo Hidrosina.

Tres se ubican en la delegación Gustavo A. Madero (dos en Calzada de Guadalupe y la otra en Montevideo y Calzada de los Misterios) y la cuarta está en la delegación Cuauhtémoc, en la avenida Instituto Politécnico Nacional.

En el periodo en el que las cuatro estaciones no fueron parte de Hidrosina los dueños eran Ricardo José Lambretón López Ostolaza y Josefina López Ostolaza Barrios, quienes sostenían vínculos de negocios con los hermanos Karam Kassab. En 2013, Pemex ya ha había identificado irregularidades en dichas gasolineras, que motivaron la suspensión temporal.

Desde entonces había indicios sobre la posible venta de combustible de origen ilegal en esas gasolineras; por ejemplo, durante 66 días no adquirieron productos a Pemex, no transmitieron en forma oportuna y completa los archivos de control volumétrico y hubo cancelación continua de embarques programados, según el reporte oficial.

En agosto de 2015, Tecpex solicitó a Pemex la terminación de los contratos suscritos en sus cuatro estaciones y, en su lugar, emitir unos nuevos a favor de Consorcio Gasolinero Plus, perteneciente a Hidrosina.


Más desvíos

La revisión de Pemex también detectó que otras siete estaciones de Consorcio Gasolinero Plus en CdMx, así como dos más pertenecientes a Operadora de Miniestaciones Combuserv SA de CV, también ubicadas en la zona metropolitana, recibieron gasolina y diésel, a partir de 2014, amparados en convenios de donaciones, aunque el reporte no precisa a qué gobiernos o dependencias gubernamentales pertenecían esos acuerdos.

Estas otras nueve gasolineras forman parte de Grupo Hidrosina.

La investigación incluye un esquema en el que aparecen 155 gasolineras que, en el momento del estudio (junio de 2015), pertenecían a Grupo Hidrosina; en cinco de esas —ubicadas en el Valle de México— se detectaron presuntos desvíos mayores a 300 metros cúbicos (300 mil litros) y en otras 15 localizadas en Hidalgo, Puebla, Veracruz, Estado de México y la Ciudad de México, los desvíos fueron menores a ese volumen.

El reporte de la Dirección Corporativa de Operaciones de Pemex advierte que los casos detectados son indicios del probable uso de convenios de donación para sustraer combustible y desviarlo para su comercialización.

Como ejemplo de los desvíos menciona las donaciones a la Sedena y al Estado de México. Es por ello que se recomienda revisar los convenios de donación, verificar que lleguen al destino correcto, para evitar un quebranto a Pemex.

En 2015 —año de la investigación—, el volumen de combustible entregado a las gasolineras por donativos fue de 81 millones de litros en 4 mil 47 autotanques de 20 mil litros, señala el reporte.

En documentos oficiales obtenidos por MCCI consta que, entre 2013 y 2018, Pemex donó combustibles con valor de 6 mil 285 millones de pesos, o sea, un promedio de mil 47 millones al año.


Empresas involucradas

Los hermanos William Jorge, Paul y Jesús Gabriel Karam Kassab son los principales accionistas de Hidrosina, que se ostenta como el grupo gasolinero más grande del país. Actualmente tiene más de 200 estaciones de servicio.

El grupo se fundó el 19 de octubre de 1992, con gasolineras en la ciudad de México. En sus inicios los hermanos Karam Kassab tuvieron como socio al ex banquero Carlos Cabal Peniche, con quien crearon la empresa Operadora de Servicios de Oaxaca.

En abril de 1997 crearon Hidrosina Plus, a la que integraron como apoderado y representante de sus negocios a Víctor Gerardo Ruiz Iriarte, de acuerdo con actas notariales consultadas por MCCI en el Registro Mercantil de Ciudad de México.



Un mes después los hermanos establecieron Consorcio Gasolinero Plus, S.A. de C.V., empresa que tiene a su nombre 55 estaciones de gasolina en la Ciudad de México, Tamaulipas, Coahuila, Chihuahua, Veracruz, Guerrero y Estado de México.

En seis estaciones de Consorcio Gasolinero Plus, ubicadas en Ciudad de México, la investigación de Pemex detectó desviaciones de gasolina mayores a los 300 metros cúbicos (lo cual equivale a 300 mil litros), en 2015.

Ese mismo año, la Comisión Reguladora de Energía (CRE) entregó los permisos definitivos a esas estaciones. Y es que, con la aprobación de la Reforma Energética (2013) y la expedición de la Ley de Hidrocarburos (2014), las estaciones de gasolina que ya existían en el país tenían que contar con un permiso otorgado por la CRE para poder operar.

Otras dos gasolineras que aparecen en el reporte de Pemex con desviaciones de más de 300 mil litros pertenecen a Operadora de Servicios 20-20, empresa que se creó en mayo de 2007.

Ex director

Emilio Lozoya no recuerda detalles

El ex director de Pemex Emilio Lozoya declaró ayer que no recordaba alguna investigación en su gestión sobre el presunto desvío de donativos.

“No recuerdo los detalles, lo que sí es que Pemex tiene una serie de programas para donar combustible y asfalto a gobiernos estatales y también a la Sedena y no era una área de la que yo me ocupara; lo llevaban otras que yo no veía de manera directa”, dijo en entrevista telefónica.

Sobre el involucramiento de Hidrosina, mencionado en la investigación interna, Lozoya aclaró: “No recuerdo nada más, no recuerdo ningún tema específico”.



Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.