• Regístrate
Estás leyendo: ¿No más Michael Jackson?
Comparte esta noticia

Estado fallido

¿No más Michael Jackson?

Susana Moscatel

Publicidad
Publicidad

Estamos a menos de tres meses de conmemorar (o no) una década desde que Michael Jackson dejó este mundo de manera prematura y ahogado en la desesperación de no poder dormir.

En ese entonces ya existía la batalla entre las voces que decían que se había ido el más grande genio de la música moderna y aquellas que lo acusaban de ser un terrible pedófilo comprobado (aunque no lo habían logrado probar). Así que, quién sabe con qué demonios exactamente, Michael Jackson se fue en un viaje de Propofol para nunca regresar y, así, comenzar una leyenda.

Una década después, estamos discutiendo de nuevo. Y fuerte. Y con razón. El documental Leaving Neverland, que ya todo mundo puede ver en HBO, es devastador.

Son los ahora hombres quienes narran sus trágicos encuentros con el hombre que cambió la música para siempre. Y su claridad es imposible de ignorar. Muchos pudimos escudarnos en la idea de que las cortes lo habían librado del crimen en su momento.

Este es otro contexto histórico y parece difícil pensar que cuando pasó su muerte, hace 10 años, vivíamos en otra era donde el castigo realmente venía de la ley y no de la sociedad. No había esas herramientas. Y no había movimientos como el #MeToo.

Así que si bien muchos sabemos que podemos pasar el resto de nuestras vidas sin escuchar a R. Kelly, el más reciente acusado, pero que está aquí para defenderse, Michael ya no está. Se defienden sus herederos.

No los dueños de la verdad. Eso solo lo sabían las víctimas, él y quizás uno que otro monstruoso cómplice.

Pero la pregunta ahora es muy sencilla. Y nos la hacemos con Woody Allen, Roman Polanski y ahora con Michael Jackson: ¿la obra debe dejar de ser apreciada si es que el hombre fue un monstruo? Y si sí, ¿nos hace grandísimos hipócritas esperar hasta ahora, que es necesario, pero políticamente correcto, para hacerlo? Aún no tengo respuestas.

Pero lo que sí les puedo decir, y me queda claro lo polémico que es pero sin duda es un tema que está sobre la mesa, es lo siguiente: ¿si así se castiga a instituciones de la música y el cine, no debería hacerse lo mismo, o peor, con las religiosas que cometen el mismo tipo de pecados?

El pasado sábado en Saturday Night Live el comediante Pete Davidson preguntó, después de aclarar que considera a R. Kelly un criminal que debe pasar el resto de su vida en la cárcel, que si apoyar su musical no era lo mismo que apoyar a la Iglesia católica. Se escucharon abucheos y aplausos.

Pero lo están diciendo. Y si las cosas más sagradas en nuestra vida, como la música, los ídolo y, la religión, han tenido terribles momentos de impunidad ante estos fenómenos, quizás es porque no se había hecho antes.

Sin embargo, por el otro lado, señala, entre algunas bromas, el gran punto de que quedará poco, porque la mayoría de los genios están algo enfermos. Imposible.

Twitter: @SusanaMoscatel

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.