• Regístrate
Estás leyendo: Michael Jackson y la verdad
Comparte esta noticia
Miércoles , 20.03.2019 / 05:36 Hoy

Estado fallido

Michael Jackson y la verdad

Susana Moscatel

Publicidad
Publicidad

Forever, The Best Show About The King Of Pop tuvo su alfombra roja en México en uno de los peores momentos posibles, porque está ocurriendo casi a la par del estreno del documental Leaving Neverland en el que, por primera vez, muchas personas están verdaderamente cambiando su opinión sobre Michael Jackson, quien como artista merece todos los homenajes del mundo, pero como ser humano siempre será cuestionado, incluso a casi a diez años de su muerte.

¿Cuál es la diferencia ahora? Es una bastante irónica, de hecho, considerando que la gente ya no cree lo que ve en las noticias a menos que corresponda con lo que quería creer desde un inicio. Sobre todo en Estados Unidos, pero es un fenómeno global. La gente se está informando a través del entretenimiento. Y resulta que el documental de HBO está fungiendo precisamente como eso, a pesar de que trate con el tema más escabroso que podamos imaginar: la pedofilia.

¿Entonces con qué nos encontramos? Con que quienes optan por ir a un show en México, y les toca pasar por la alfombra roja, se descubren en la tremendamente incómoda situación de tener que responder cosas al respecto de algo que desconocen en absoluto. Y si no condenan a Michael Jackson en ese momento, como fue el caso de Lolita Cortés, entonces pueden esperar titulares que la hacen parecer que ella misma estaba ahí apoyando todo lo que se sigue diciendo qué pasó en los años ochenta. Ridículo.

Culpables por asociación inventada. Condenas sociales a inocentes respecto a temas que, cuando ocurren día a día con personas que no son famosas, la mayoría de las veces son totalmente ignoradas. Y cuando ocurren en instituciones religiosas... bueno.

Mientras tanto, muchas de las conversaciones privadas siguen siendo como siempre. Horror, chistes de mal gusto y opiniones que son equiparadas con la verdad. La verdad NO es cuestión de opinión. No cuando estamos hablando de hechos que sucedieron o no.

¿Entonces qué nos queda? Tomar la decisión, en estos casos, de decidir si seguimos consumiendo el arte que estos personajes han creado. A mí me lo preguntan todo el tiempo con Polanski, mi ídolo cinematográfico Woody Allen y el hombre que sin duda le puso ritmo a mi infancia, Michael Jackson. Y honestamente no sé qué hacer con ello aún. No tengo los hechos en la mano (Polanski es la excepción en ese sentido; ahí mi duda es que si ya incluso fue perdonado por su víctima, ¿debe dejar de hacer cine?).

Pero no. La verdad ahorita no querría ir a pararme a una alfombra roja de Michael Jackson y tener que dar mi totalmente NO experta opinión sobre lo que pudo haber pasado. Leaving Neverland sí hace que dejes de creer en su inocencia pero es una creencia, no certeza, ¿eso anula “Thriller”? ¿“Black Or White”? No lo sé (el comediante Bill Maher dijo que para él solo anula la canción “Pretty Young Thing”), pero bueno, son muy, muy pocos los que saben hacer chistes que no tengan como punchline a las víctimas de la situación.

En fin, tenemos mucho que hacer para volver a encontrar nuestra verdad. Y no hablo en un sentido espiritual, sino respecto a los hechos.

susana.moscatel@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.