• Regístrate
Estás leyendo: La carrera de Angélica Rivera
Comparte esta noticia
Sábado , 23.02.2019 / 23:45 Hoy

Estado fallido

La carrera de Angélica Rivera

Susana Moscatel

Publicidad
Publicidad

Hay cosas que me llenan de curiosidad, como, por ejemplo, ver cómo nuestra ex primera dama ahora piensa seguir adelante con su carrera de actriz (supongo) después de lo que fue literalmente el matrimonio del sexenio.

No se equivoquen, no estoy confundida respecto a los sentimientos que tantas personas tienen sobre la ex pareja presidencial, solo de leer los comentarios tras su anuncio en redes sociales respecto al fin de su relación con Enrique Peña Nieto entiendo que no hay mucha buena voluntad hacia La Gaviota.

Sin embargo hay algo que sí me queda bastante claro, si a él la vida lo va a dejar continuar, sin repercusiones o incluso falta de oportunidades de trabajo, vamos a ser parejos, ¿no?

No digo que corramos a ver su telenovela, serie u obra de teatro que decida hacer , pero no hagamos lo que siempre: dejemos que el hombre salga en las revistas de sociedad luciéndose y, por otro lado, castigar a la mujer.

Pasa demasiado con casos de alto perfil, pero hasta ahora no hemos visto nada como esto.

Insisto, será muy interesante verla tratar de regresar al medio, si a eso se refiere con “retomar su carrera”, pero en lo personal, creo que en esta sociedad de linchadores mediáticos en la que nos hemos convertido no va a ser cosa fácil.

Angélica Rivera regresa a un medio absolutamente distinto al que dejó, cuando en efecto, sí le pagaban cantidades importantes por protagonizar telenovelas y promover el Estado de México (asunto que desató todo lo demás).

Me parece que lo único que podría hacer ahora, que realmente genere más interés que el breve morbo de su reaparición, sería contar su historia. Nunca le he sabido que agarre la pluma, pero en el peor de los casos, hay cientos de escritores fantasma por ahí que feliz harían el trabajo de ese libro. Texto que, les apuesto, sí le publicaría cualquiera de las grandes editoriales.

Tampoco sabemos si sus acuerdos del divorcio (del que ella misma habla) lo permitan, pero, sin la menor duda, necesita dar un paso inteligente y valiente para volver. No simplemente regresar a “su casa, Televisa”, porque en lo que ella vivía en Los Pinos, otros llegaron a ocupar los asientos del poder de esa residencia televisiva y el público se ha dispersado y politizado como nunca.

En lo personal le deseo suerte. Espero que ahora sí pueda contar su verdad. Aunque ahora sí que más allá de memes y burlas, el horno no está para bollos.

¿Lo intentará en Hollywood? ¿Algún documental de un tema más importante que éste? ¿Trabajará aún por los niños? ¿La verían ustedes en un programa de televisión? Sospecho que, a menos que haga algo brillante (no me imagino qué), la respuesta sería más que un duro “no”, después del primer capítulo.

Solo seamos cuidadosos de repartir bien nuestro desdén. A las mujeres que están en el ojo público siempre nos va peor que a los hombres.


Twitter: @SsusanaMoscatel






Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.