• Regístrate
Estás leyendo: Jumbo, Dumbo y la frontera
Comparte esta noticia
Sábado , 20.04.2019 / 01:37 Hoy

Estado fallido

Jumbo, Dumbo y la frontera

Susana Moscatel

Publicidad
Publicidad

Danny DeVito es uno de los actores y productores con más constancia, personalidad y repertorio en el mundo del cine. Verlo nuevamente en mancuerna con Tim Burton es algo que los fans hemos esperado por muchos años.

Del mismo modo, verlo también con Michael Keaton, ¡bueno!, los fans de Johnny Dangerously (1984) estamos más emocionados que los de Batman y el Pingüino, pero ahora es un elefante volador quien reúne a todos.

Ya hablaremos mucho de la película, que se estrena el próximo 29 de marzo, pero la presencia de DeVito en nuestro país fue francamente grata y emocionante.

Hay estrellas que van, estrellas que vienen, pocos con una trayectoria así, y menos con la actitud de sobreponerse a lo que sea con tal de dar una buena cara a quien lo vea.

Durante la conferencia de prensa, DeVito habló, refiriéndose a su gobierno, respecto a los funcionarios electos que nos están separando con evidente dolor en su voz (fue y sigue siendo impulsor de Bernie Sanders, el más liberal del Partido Demócrata), pero sabiendo que era un evento de Disney se abstuvo de entrarle más de lleno al tema. Entendible, pero siendo alguien que siempre ha sido consistente y vibrante, la verdad yo sí quería escuchar más.

Momentos después en la entrevista que realicé con el actor y que, desde luego, pronto publicaremos íntegra, durante la cual ni siquiera tuve la necesidad de preguntar.

Sobre la recreación de lo que consideró la escena más desgarradora de la historia del cine infantil, la separación de Dumbo de su mamá Jumbo, esta fue su respuesta.

“Sí. Las emociones son superfuertes en las películas. En la otra película había mucha angustia, cuando los separan. Y esa es la otra cosa sobre Dumbo y su madre cuando son separados. Por lo que está pasando ahorita. Los niños y sus madres que están siendo separados en la frontera”.

El Dumbo original fue solo la cuarta película animada de Disney y eran los tiempos donde todo mundo se estaba recuperando aún de la Segunda Guerra Mundial. La carga emocional era un espejo de muchas cosas que pasaban en la sociedad. Incluso en lo que ahora seeían sus desatinos, como la escena de los cuervos (Jim Crowe), que hoy serían considerados más allá de racistas.

Este nuevo Dumbo lidia con estas cosas de una manera muy particular que compartiremos ya, cuando sea momento de reseñarla, pero por ahora no puedo dejar de pensar en la analogía que el mismo Danny hizo.

Las películas para niños marcan generaciones y emociones. Y sí, esa trágica separación (para mí peor que la de Bambi porque ambos sufren) sabe sin duda a un terrible eco de la tragedia humanitaria en la frontera. Madres e hijos separados. En algunos casos para siempre.

susana.moscatel@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.