• Regístrate
Estás leyendo: Que la injusticia no tenga la última palabra: papa Francisco
Comparte esta noticia
Lunes , 25.03.2019 / 16:45 Hoy

Columna de Rosi Orozco

Que la injusticia no tenga la última palabra: papa Francisco

Rosi Orozco

Publicidad
Publicidad

Como anunciamos en nuestro artículo de mayo, este 3 y 4 de junio dos supervivientes de trata participaron en la cumbre de jueces convocada por Gustavo Vera, presidente de la fundación La Alameda, y Marcelo Sánchez Sorondo, canciller de la Academia Pontificia de Ciencias Sociales. En el artículo anterior compartimos la historia de Madaí, ahora te presentamos a Noemí.

Cuando tenía 17 años, Noemí se fugó de su casa en Tlaxcala. Iba detrás del amor, pero fue traicionada. El hombre del que estaba enamorada la había engañado, era un tratante que la obligó a trabajar en un bar en Veracruz. El padre de Noemí comenzó a buscarla y después de unos días, la encontró y la rescató.

De vuelta en Tlaxcala, cuenta la superviviente, algunas autoridades le pidieron dinero para apresar a su victimario. Ya que corría riesgo en su ciudad natal, Noemí se trasladó a la Ciudad de México y fue recibida en fundación Camino a Casa, un refugio especializado. Ahora, con 23 años, está a punto de graduarse de la licenciatura en Derecho. Se prepara para ayudar a otras víctimas de trata para darles la justicia que a ella le negaron en su momento.

Durante la cumbre, ambas supervivientes escucharon y conversaron con jueces, magistrados y fiscales de todo mundo que luchan contra la trata de personas. Igualmente, pudieron dar constancia del trabajo que algunos funcionarios mexicanos, junto con sociedad civil, están haciendo en este tema.

Al respecto, en su intervención en la sesión del 3 de junio, el doctor Elías Azar, presidente del Tribunal de Justicia de la Ciudad de México y de la Comisión Nacional de Tribunales Superiores de Justicia de México, aseguró que nuestro país se encuentra en la vanguardia de esta lucha, pues tan solo la Ciudad de México ha dictado más sentencias que cualquier otra nación de América, con excepción de Estados Unidos.

Sin embargo, reconoció que el compromiso de los estados ha sido desigual; alrededor de 19 entidades no han armonizado satisfactoriamente sus leyes locales con la ley general y cinco jamás han emitido una sentencia por este delito. Por ello, el doctor Elías Azar señaló que se presionará a los estados a través de la Conferencia Nacional de Procuradores para que se comprometan a avanzar en esta materia.

Asistieron a la cumbre también Rodolfo Ríos, procurador de Justicia de la Ciudad de México; el magistrado Miguel Ángel Aguilar; José Gómez, consejero del Poder Judicial de la CdMx, y Eber Betanzos, subprocurador de Derechos Humanos, Prevención del Delito y Servicios a la Comunidad.

También formaron parte de la delegación mexicana, por instrucción del gobernador del Estado de México, Eruviel Ávila, la fiscal Guillermina Cabrera, así como los consejeros de Unidos contra la Trata, doctor Elías Huerta, Samuel González y María Teresa Paredes.

Asimismo, estuvieron presentes en este foro tres grandes héroes de la lucha contra la esclavitud: Susan Coppedge y Kevin Hyland, como expositores, y Gustavo Vera como organizador.

Gustavo Vera es presidente de La Alameda, una organización de la sociedad civil que desde hace 14 años denuncia casos muy graves de trata en Argentina. En sus inicios, enfrentaron a empresas textiles que empleaban mano de obra esclava y, desde hace unos años, han acompañado a Lorena Martins en su batalla legal contra su padre Raúl Martins. Cabe decir que Gustavo y su equipo fueron blanco de 18 atentados entre 2002 y 2009, hasta que el papa les otorgó su protección.

En la apertura de la cumbre, Gustavo ahondó en las raíces culturales de la esclavitud moderna: "Una sociedad estructurada alrededor del consumismo, alrededor del dinero, va generando una cultura de la conveniencia individual. Entonces, la preocupación por el prójimo pasa a un segundo plano, en primer lugar están las conveniencias individuales, las personas pasan a ser cosas y esta cosificación es la antesala cultural" de la trata de personas.

Por otra parte, Susan Coppedge, a quien conocí el año pasado en una mesa de debate organizada por CNN, en Harvard, ha dedicado más de 14 años de su vida a combatir la trata. Comenzó su carrera en Georgia, fue subprocuradora en Atlanta, donde son explotadas víctimas de toda América Latina.

En octubre de 2015, el presidente Barack Obama la nominó para ser la embajadora del Departamento de Estado de EU para el Monitoreo y Combate a la Trata de Personas. Ahora en este cargo, como relató durante la cumbre, asiste en cuanto a legislación, investigación y persecución del delito de trata a diferentes países de Asia y África. Hace unos meses, también visitó México.

Por otra parte, Kevin Hyland cuenta con más de 30 años de experiencia investigando al crimen organizado y redes de esclavitud. Desde 2015, se desempeña como el primer comisionado independiente contra la esclavitud.

En su intervención en la cumbre declaró que pese a los esfuerzos significativos del mundo para erradicar este flagelo, no hemos conseguido los resultados adecuados.

"No ha sido una lucha equitativa", indicó, pues mientras los tratantes cuentan con ganancias millonarias para seguir financiando sus actividades, los presupuestos que la mayoría de los países destinan son escasos. El siguiente año, los diputados mexicanos podrán hacer la diferencia si destinan un presupuesto apropiado y suficiente para esta causa.

Tanto Coppedge como Hyland señalaron que para combatir este crimen, nuestra prioridad deben ser las víctimas. La embajadora cerró su exposición con dos cartas de sobrevivientes de explotación sexual: en la primera, una joven llamada Rosalinda escribe que sueña con ser profesora y en la segunda, escrita mientras seguía cautiva, Lorena pide a Dios la fuerza, el amor y la paz suficientes para salir de ese tormento. Coppedge pidió a los impartidores de justicia presentes que lleven en su corazón esas palabras, esos sueños y esas oraciones.

En su discurso, el papa Francisco también pidió a los jueces no olvidarse de las víctimas. "Ustedes están llamados a dar esperanza en el hacer la justicia. Todas las víctimas alimentan un anhelo de justicia como esperanza de que la injusticia que atraviesa este mundo no tenga la última palabra", expresó. Además, exhortó a ocuparse de la sanación de los victimarios.

En este aspecto, la Ciudad de México también va a la vanguardia, pues cada semana, trabajamos con tratantes que están cumpliendo sus sentencias en la cárcel para que tengan la oportunidad de vivir la justicia restaurativa y la reinserción social.

La cumbre de jueces nos permitió a autoridades y sociedad civil tener un espacio de encuentro para crear lazos de cooperación en esta lucha, lo cual será vital para enfrentar casos como los de Cadillac y Solid Gold, que involucran redes internacionales de trata.

En este viaje, Madaí y Noemí aprendieron muchísimo de expertos de todo el mundo, entre ellos Luigi Ferrajoli, uno de los teóricos más importantes del garantismo, con quien cenaron el último día de la cumbre.

En el evento, Gustavo Vera nos comentó que a escala internacional existen pocos casos exitosos de reintegración de víctimas de trata, pues en muchos países se les atiende por unos meses sin preocuparse por empoderarlas de tal modo que nadie vuelva a someterlas.

Estamos muy orgullosos de que en México hay supervivientes como Madaí y Noemí, que son ejemplos de resiliencia, voluntad y convicción; testimonio de ello da la revista Forbes este mes en su edición de Las 100 mujeres más poderosas.

Todos podemos denunciar trata al 01800 5533000 o en unidoshacemosladiferencia.com.

Twitter: @rosiorozco

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.