• Regístrate
Estás leyendo: La revolución sexual francesa
Comparte esta noticia

Columna de Rosi Orozco

La revolución sexual francesa

Rosi Orozco

Publicidad
Publicidad

Los ideales de los revolucionarios franceses en 1789 eran la igualdad, la fraternidad y la libertad. Estos ideales se convirtieron después en la base de nuestras sociedades. Por ello, Francia es considerada la primera nación moderna encaminada a la democracia.

Hace unos días, el 6 de abril, inició una nueva revolución en Francia. No es una revolución que se luchará con armas ni contra ningún monarca, es una revolución sexual. Quienes la encabezan aseguran que buscan desmantelar un sistema de explotación que perpetúa la desigualdad social, económica y de género.

El 6 de abril, Francia promulgó su nueva ley en materia de prostitución y trata de personas; esta nueva ley criminaliza a los clientes y pone fin a 76 años de represión hacia las personas prostituidas.

En la Comisión Unidos contra la Trata hemos procurado no caer en posiciones radicales. Siempre hemos dejado claro que nuestra lucha es contra la trata.

Creemos que los derechos de quienes están en situación de prostitución deben ser respetados, pues lamentablemente, según la Fondation Scelles, la esperanza de vida para ellos es de 34 años y en México tenemos entre 500 a 600 mil personas en zonas de tolerancia, casas de citas y burdeles.

En este momento en que la trata avanza más que ningún otro delito en el mundo, debemos informarnos sobre cómo otros países la combaten.

Por eso, en marzo de este año, durante la 60 Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer en la sede de las Naciones Unidas, conversamos con Grégoire Théry, miembro de la Coalition pour l'Abolition de la Prostitution (CAP international), una federación de 14 asociaciones de Francia, España, Irlanda, Alemania, India, Sudáfrica, Líbano, Letonia, Dinamarca, Países Bajos, Estados Unidos y Canadá.

Théry coordinó a más de 60 organizaciones de la sociedad civil que investigaron la relación entre la trata de personas y la prostitución. Concluyeron que 90 por ciento de lo que parece prostitución es en realidad trata de personas.

También informaron que entre 80 y 85 por cierto de las personas prostituidas son mujeres y que más de 95 por ciento de los clientes son hombres. Con estos números, los franceses argumentan que la prostitución es en realidad violencia de género y un obstáculo para conseguir la igualdad entre hombres y mujeres.

Durante más de 70 años, Mouvement du Nid, que forma parte de CAP international, ha trabajado en favor de las personas que viven la prostitución. En su experiencia han descubierto que la gran mayoría no eligió libremente dedicarse a esto, sino que se vio condicionada por una limitación económica y social. "Las personas no solo son víctimas de otras personas, también son víctimas de situaciones", explica Théry.

En consecuencia, esta nueva ley criminaliza a los clientes y NO a las personas en prostitución. Además, establece nuevos mecanismos para la prevención y la reintegración. Y obliga al Estado a destinar recursos para que las víctimas de la prostitución que deseen hacerlo puedan abandonar esta realidad.

Igualmente, esta nueva legislación irá acompañada de cambios en distintas políticas públicas. Entre ellas destaca una política educativa que ordena a las escuelas instruir sobre la no mercantilización del cuerpo humano.

De forma conjunta, el gobierno francés reforzará el combate a la trata de personas y otorgará identificaciones y residencia temporal a las víctimas de trata, incluso si no están en posición de denunciar a sus victimarios. Por otra parte, los medios comisivos en la ley francesa no son tomados en cuenta, ya que ésta no distingue entre la explotación "voluntaria" y la explotación forzada.

En México, los medios comisivos son considerados solamente agravantes pues, tras consultar a diferentes abogados, jueces y otros expertos, se concluyó que no era posible exigir a las víctimas recién rescatadas comprobarlos. De no ser así, se promovería la impunidad, normalmente ellas, las víctimas, no quieren vivir, mucho menos defenderse.

Ahora bien, en 1999, Suecia fue el primer país en criminalizar a los clientes de la prostitución. En 2012, el gobierno sueco presentó un informe sobre los alcances de esta medida.

El reporte concluía que la legislación sueca había logrado sus propósitos: la prostitución en las calles se había reducido en 50 por ciento y la trata de personas había decrecido consideradamente. Además, la disminución de la prostitución en las calles no había implicado el incremento desmedido de ésta en otras áreas como el mercado online.

En contraste, "los países que han regularizado o legalizado la prostitución han fracasado rotundamente en el combate a la trata de personas", afirma Théry. Tal es el caso de los Países Bajos, cuyo gobierno reportó que el número de víctimas identificadas se elevó de 716 a mil 222 entre 2007 y 2011.

La policía nacional holandesa estima que entre 50 por ciento y el 90 por ciento de las personas prostituidas en la zona roja de Ámsterdam son víctimas de redes de trata de Turquía, Hungría, Rumania y Bulgaria. La Europol, por su parte, ha dado a conocer que la mayoría de las víctimas de trata son trasladadas hacia los países que han legalizado la prostitución.

Ante este panorama, Francia ha sido el primer país de Europa Occidental en optar por el modelo "sueco". Lo más sorprendente, según alega Théry, es que aun las personas en prostitución que no acepten los apoyos del gobierno para dejarla serán empoderados por la nueva ley. Como vender sexo no está penado, pero sí comprarlo, podrán denunciar a los clientes que intenten forzarles o no acepten sus condiciones.

Estos nuevos revolucionarios franceses defienden los mismos ideales que los de 1789. Se han fraternizado con las víctimas, buscan la igualdad social, económica y de género, y, sobre todo, defienden la libertad al luchar contra la explotación.

En México no hemos adoptado ninguno de estos dos modelos. La prostitución no se castiga, pero la trata de personas sí. En el combate a este delito somos el país más avanzado en Iberoamérica, no obstante, nos queda mucho por avanzar.

Según el Informe Anual 2014 de la Comisión Intersecretarial contra la Trata de personas, solo 13 estados han armonizado óptimamente sus leyes locales con la ley general y seis estados no han emitido ni una sentencia.

Es cierto lo dicho por la fiscal Ángela Quiroga: la trata de personas está creciendo. Sin embargo, también es cierto que en ningún momento había existido en México más gente informada sobre el tema y dispuesta a hacer un cambio. Nunca habíamos tenido tantas autoridades comprometidas. Si el mal crece, los buenos debemos redoblar nuestros esfuerzos.

Por eso, invitamos a todos los candidatos a las distintas gubernaturas a firmar un compromiso contra la trata de personas. Sin un compromiso real, las promesas de la campaña serán una vez más solo palabras. Firmemos para que México proteja la dignidad de los más vulnerables.

La nueva revolución francesa modificará el debate de la prostitución y la trata de personas en Europa y el mundo. En México, es necesario mantener el tema sobre la mesa, sin dejar de fortalecer la lucha que ya hemos emprendido contra la trata. Lo más importante será jamás perder de vista esos tres ideales: fraternidad, igualdad y libertad.

Querido lector, si ves algo, haz algo. Denuncia trata al 01800 5533000 y en unidoshacemosladiferencia.com.

Presidenta de la Comisión Unidos contra la Trata AC
Twitter: @rosiorozco

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.