• Regístrate
Estás leyendo: La crisis de los valores
Comparte esta noticia

Perspectiva Jurídica

La crisis de los valores

Ricardo Cisneros Hernández

Publicidad
Publicidad

Los valores humanos son las formas de pensar y actuar que hacen posible la organización social y el perfeccionamiento psíquico y moral de los individuos.

Se dice que los valores son universales e inmutables. Sin embargo, la vigencia de la mayoría está en duda y se desconoce el desenlace de esa crisis.

Los abuelos y padres educamos a los jóvenes actuales y construimos esta situación. Así que todos somos corresponsables de la crisis; y todos deberíamos entender las causas y buscar la solución.

Una de las causas generales de la decadencia es que la moral estaba regida por premios y castigos relacionados con la vida después de la muerte.

Con la banalización del pecado y el infierno, ese sistema colapsó; y a la fecha no hay un sustituto valedero.

Otras causas son, sin duda, las dos tesis de Marx, señaladas por Norberto Bobbio: “La primacía del poder económico sobre el político; y que a través del mercado todo se convierte en mercancía.”

Hoy abundan los casos en que la vida es una mercancía: la esclavitud contemporánea; el trabajo excesivo, enajenante y mal pagado; el tráfico y la trata de personas; y el abuso laboral y sexual de niños.

Se tratan como mercancías las religiones, la espiritualidad y la moral. Todo se vende,como si el perfeccionamiento dependiera de la posición social o de comprar manuales de autoayuda.

Afortunadamente, se escuchan voces como la del Dalai Lama y Umberto Eco que aconsejan la adopción de una ética que trascienda las religiones y los usos sociales.

Que recomiendan abrir la mente a la comprensión de cada situación en su totalidad; y cultivar un impulso interior de amor, compasión y respeto por nosotros mismos, por los demás y por la naturaleza. 


ciher57@hotmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.