• Regístrate
Estás leyendo: Ataques a Campeche en México
Comparte esta noticia
Martes , 26.03.2019 / 04:36 Hoy

Umbral

Ataques a Campeche en México

Ramón Macías Mora

Publicidad
Publicidad

El año de 1597 sucedió una de las más violentas expediciones piratas a Campeche. El gobernante era en ese tiempo, don Diego Fernández de Velasco. Una reseña del ataque se inicia de ésta forma: (“ Pérez Martínez, Héctor, Piraterías en Campeche, P.P. 22,23. Porrúa, México: 1937).1

“Era por los años de 1597 en una noche serena, cuando los habitantes se acostaban tranquilos y muy lejos de sospechar la espantosa noticia que vendría a despertarlos.

Se vio, no solo amagada sino ocupada por numerosos piratas comandados por el famoso filibustero llamado Guillermo (William Parker,) lograron introducirse hasta el centro de la indefensa villa, en la que esparcieron inmediatamente, el terror y la confusión.

En realidad, no fue tan llena de sorpresa la toma de Campeche por Parker pues éste se presentó a la luz del día con su gente, a bordo de un navío de gran porte, un patache y un lanchón con los cuales estuvo barloventeando, con gran susto de la población.

Más viendo que el ataque no se realizaba, los campechanos dedujeron si duda que la presencia del pirata pararía en una sola amenaza y que los barcos acabarían por largar velas y desaparecer.

Fue tanta la confianza de los pobladores de que los piratas no desembarcarían, y el descuido y la animadversión entre los alcaldes, que Francisco Sánchez, uno de esos funcionarios, se fue a su estancia y el otro, Pedro de Interian no se puso alerta, al grado de que Parker fingiendo bolinear, se hizo trazas de ponerse en comunicación con un vecino de Campeche de nombre; Juan Venturate con quien entró en tratos hasta lograr que le enseñara el sitio a propósito para desembarcar en la villa sin ser sentido.

El desembarco de los piratas, se efectuó de noche y cuando nadie les esperaba, la desorganización reinante, fue motivo para que no se les opusiera resistencia alguna y pronto los bandoleros, después de la huida de los vecinos, se entregaron al consabido saqueo, acompañado de vejaciones y muertes.

Después de la sorpresa inicial, los campechanos se reagruparon en el convento de San Francisco y bajo la dirección de Pedro de Interian, se reunieron los hombres con capacidad para luchar.

Luego se le unió el otro alcalde con más gente y juntos decidieron al amanecer, cercaron a los piratas cerrando las bocacalles para impedirles la huida y abriendo fuego sobre de ellos.

Los piratas se habían posesionado solamente de la zona que está en la parte del centro actual. El convento de San Francisco estaba en el barrio de San Francisco también lo que nos hace suponer, que la entrada de Parker, se hizo por el rumbo de la entrada de San Román.

Al ataque de los campechanos, los piratas respondieron de igual forma, y al cabo de dos horas Parker ordenó la retirada hacia la playa en donde aguardaban los botes de desembarco.

El botín fue dejado en su mayor parte a lo largo del camino debido a la férrea lucha ofrecida por los villanos.

El traidor Venturate, fue apresado y condenado a morir torturado, desprendiéndosele con unas pinzas, poco a poco trozos de su cuerpo.”


1 Citado en: La Cierva Dorada. Premio Cortes de Cádiz del mar 2012. Macías Mora Ramón. AMAZON.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.