• Regístrate
Estás leyendo: El camino espiritual
Comparte esta noticia
Miércoles , 24.04.2019 / 08:00 Hoy

La alegría de vivir

El camino espiritual

Omar Cervantes

Publicidad
Publicidad

Uno de los temas que más surgen en la exploración clínica de pacientes adictos, codependientes o con algún trastorno compulsivo, es la necesidad de aprobación externa que los acompaña durante su vida y que les lleva a experimentar conductas o consumos patológicos que terminan arruinándoles, sin siquiera haber podido llenar el vacío permanente que suele acompañarles.

Este deseo de complacer a los demás, esta necesidad imperiosa de pertenencia y aceptación grupal, un desmedido interés en el "qué dirán", la recurrente demanda de aprobación social o familiar, así como esta sensación de tener que llenar sus vacíos con elementos externos (bebida, comida, droga, juego, compras, etcétera), son evidentemente síntomas y factores de riesgo para desarrollar una enfermedad o trastorno.

Aunque muchas son las hipótesis y modelos teóricos que acompañan el estudio de estos síntomas, en lo que la mayoría coinciden es que estas características son consecuencia de las llamadas "heridas" o "memorias" que fueron causadas en la infancia o en la adolescencia del individuo y, que de alguna manera, condicionaron su forma de reaccionar ante determinados eventos.

Una reprogramación neuronal, un trabajo de aceptación y autoestima, un proceso de perdón y reconciliación consigo mismos y con los demás, son algunas de las herramientas, entre muchas otras, utilizadas para sanar esas "heridas que impiden ser uno mismo", como las llama la escritora, Lise Bourbeau.

En mi experiencia, he podido comprobar que el camino espiritual, sin duda, es uno de los procesos más sanadores, disociando la palabra de lo que significa el término religioso, sino concebido más bien como el camino del despertar de la consciencia y de una nueva forma de ver, apreciar y vivir la vida.

Me gusta mucho el concepto Reiki con el que suelen iniciar los discípulos en este campo y que establece la pregunta: ¿deseas seguir siendo víctima de las circunstancias o deseas ser el protagonista de una vida feliz?

Continuar culpando a la historia de vida individual, a los demás, a las circunstancias y a todo quien se cruza en el camino, para instalarse en un papel de víctima permanente o bien, justificar la búsqueda externa de elementos placenteros para lidiar el dolor interno, son indudablemente grandes enemigos de un proceso de evolución.

Por ello, al final de la ruta, sin importar lo sinuoso que haya resultado, existe también un consenso de que las respuestas hacia esa búsqueda están el interior de cada persona y en un proceso de cambio que lo lleven a transitar hacia mejores senderos.

Como le dijeron alguna vez a Tommy, el personaje de nuestro libro sobre adicciones: "Deja de buscar afuera las respuestas que están dentro de ti". En otras palabras, tú eliges si quieres seguir sufriendo o aprendes a vivir diferente, en la alegría y sin dependencias externas.

omarcervantesrodriguez.esp@gmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.