• Regístrate
Estás leyendo: La Conferencia del Episcopado Mexicano y la marihuana
Comparte esta noticia
Domingo , 24.03.2019 / 04:25 Hoy

Columna de María Doris Hernández Ochoa

La Conferencia del Episcopado Mexicano y la marihuana

María Doris Hernández Ochoa

Publicidad
Publicidad

Hace un año, exactamente, la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM), la más alta autoridad de la Iglesia Católica, hizo una importante declaración sobre el consumo de la marihuana, tema conflictivo en varios países todavía.

Solamente que no autoriza el uso por fines de recreación por el peligro adictivo que contiene, y porque considera que no es apto para la salud, sobre todo de los jóvenes.

El Episcopado está de acuerdo en que esta droga se use para fines médicos, según lo declaró en ese tiempo a la prensa el presidente de esa institución, el cardenal Francisco Robles Ortega, quien afirmó que “la Iglesia no está cerrada al uso médico de este enervante. Pero también deben tomarse en cuenta los males que su adicción conlleva a la sociedad. Y este es un punto que la ciencia debe analizar. Deben sopesarse muy bien todos estos elementos”.

Por su lado, Ramón Castro, obispo de Cuernavaca, indicó que las mismas autoridades sanitarias del Vaticano ya se han declarado a favor del uso médico de la marihuana, por lo que el episcopado mexicano sigue esta directriz:

“Ya hay una posición de la Santa Sede a favor del uso medicinal de esta droga. Está de acuerdo, ciertamente, pues esto va a ayudar a los enfermos”.

Pero su uso recreativo, dijo receloso, “puede dañar a los jóvenes, a la familia y a la sociedad”.

Alfonso Miranda, secretario general de la CEM, dijo que las adicciones degradan, aclarando que “la Iglesia siempre ha estado en contra de la degradación humana”.

Por último, los obispos dijeron que la Conferencia está dispuesta a participar en los foros y debates que actualmente se realizan en torno a la legalización de esta droga.

Las diversas Iglesias que conforman un respetable conglomerado religioso en general, comparten la opinión y algunas ya la han dado en este sentido. Otras, las muy conservadoras, no admiten excepciones y la vetan desde luego, incluso el consumo de alcohol y hasta las transfusiones de sangre, por fines médicos.

Lo cierto es que la humanidad estuvo ajena al uso de estupefacientes y drogas por siglos, hasta llegar la época en que la juventud deseaba experimentar “nuevas emociones” y “rutas de escape”, pero en muchos casos, con fatales consecuencias cuando se pierde el control sobre su uso.

Jorge Luis Borges (1899-1986), el poeta argentino, había descrito la belleza de la vida, de la Naturaleza, lo excitante de la vida social y el consumo de la cultura en sí, como la música, la danza, la poesía… pero, ¿todo eso lo puede llegar a destruir una pastilla?

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.