• Regístrate
Estás leyendo: El acto solemne del voto
Comparte esta noticia
Miércoles , 24.04.2019 / 09:55 Hoy

Columna de Marco Sifuentes

El acto solemne del voto

Marco Sifuentes

Publicidad
Publicidad

El Derecho Civil, heredero del Derecho Romano, consigna la solemnidad de uno de los actos más emblemáticos y determinantes en la vida del ciudadano: el matrimonio.

La solemnidad es una especie de impronta que queda para el registro social, más allá del acto jurídico en sí mismo y de sus consecuencias legales.

En pocas palabras, la gente que se casa no tendría por qué participar en una ceremonia, bastaría con firmar un contrato y listo, incluso con su firma electrónica y mandarlo por mail o Whats App, sin necesidad de testigos, ni toda la parafernalia del “casorio”.

Traspalando esto en democracia, no tendrían por qué llevarse a cabo elecciones para conocer la voluntad de los ciudadanos respecto a por quién quisieran ser gobernados; bastaría con una encuesta de 1,200 muestras y listo; nos ahorraríamos la monserga de las campañas, el dispendio de las mismas, los discursos, los ataques, la guerra sucia, las mesas de votación, las boletas, la tinta indeleble, los escrutadores, los spots, los anuncios espectaculares, los debates, las notas de prensa y hasta esta columna y tendríamos más certeza y menos probabilidades de fraude; sin embargo sería como si la gente, queriendo ahorrarse dinero, tiempo y la “molestia” de sentarse a comer, prefiriera conectarse a una manguera y alimentarse de vitaminas, proteínas y carbohidratos disueltos en algún suero y suministrados por la vía intravenosa.

Como en el matrimonio, es la solemnidad del voto, la que lo hace eminente y supremo, más allá de las causas y los efectos que lo determinan y de quiénes resulten beneficiados o perjudicados a consecuencia del mismo. Y no me refiero tanto a los candidatos como a los electores, que son, a final de cuentas, también como en el matrimonio, quienes, de manera voluntaria, acuden a firmar su propia sentencia.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.