• Regístrate
Estás leyendo: La "Mafia del no poder"
Comparte esta noticia
Viernes , 22.02.2019 / 10:50 Hoy

De monstruos y política

La "Mafia del no poder"

Marco Rascón

Publicidad
Publicidad

Cuando el muro se convirtió en nuestro espejo y nos obliga a vernos de nuevo.

Cuando el modelo de modernidad ha fracasado y es necesaria una alternativa.

Cuando no se ve una revolución, sino un revoltijo y se dice: todo fracaso es mejor.

Cuando la unidad nacional sustentada en torno al Presidente fracasa y la crisis nacional, como Saturno, se come a todos sus hijos. Cuando la “izquierda correcta” se transforma en una fuerza siniestra, surge la Mafia del no poder, utilizando usos y costumbres de la ultraderecha.

La Mafia del poder utiliza para sobrevivir a la Mafia del no poder para la crisis, salvar al PRI en las elecciones del Estado de México y el 2018. La Mafia del no poder garantiza la confusión y para ocultar la debilidad del régimen, pese a su caducidad, el desprestigiado y agonizante gobierno de Enrique Peña Nieto, sustentado apenas en un 8 por ciento, se mantiene a flote gracias a la dispersión provocada por la Mafia del no poder.

La Mafia del no poder es como un perro rabioso, entrenado para atacar todo aquello que considera su propio territorio. La Mafia del no poder ataca, insulta, gime y se victimiza en redes sociales y manifestaciones; cuida las calles ante la presencia de nuevos sectores de cualquier nivel social que no hayan pedido permiso a la Mafia del no poder para manifestarse.

En CdMx, la Mafia del no poder ha construido una poderosa fuerza intimidatoria basada en la confusión, la propaganda mentirosa, mientras va introduciendo a los personajes de la verdadera Mafia del poder a sus filas, ofreciendo el “cambio verdadero” para 2018.

Luchar por la libertad y la identidad democrática en México se volvió complejo, pues al mismo tiempo que buscamos situarnos frente al vecino del norte que nos desprecia desde lo racial, cultural, laboral y comercial, la Mafia del no poder se pasa a cuidar el desprestigio del gobierno y deja a sus seguidores abandonados con la frase “fuera Peña” mientras se apoya e introduce como “cambio verdadero” y purifica a miembros de la Mafia del poder.

Por eso, el 12 de febrero no fue un fracaso, fue una disputa entre un país que balbucea la necesidad de hacer política y recuperar un mínimo de certidumbre, frente a la rabia de la Mafia del no poder que grita: ¡Vayamos a lo seguro! ¡Perdamos!

www.marcorascon.org

@MarcoRascon

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.