• Regístrate
Estás leyendo: El regreso de Juan Gabriel
Comparte esta noticia

Malos modos

El regreso de Juan Gabriel

Julio Patán

Escuchar audio
Publicidad
Publicidad

Se ha hecho escarnio de la compañera reportera que en uno de los madrugones en Palacio Nacional le preguntó al Presidente por el regreso de Juan Gabriel. Con su permiso, voy a salir en su defensa, porque, creo, la compañera logró algo inédito en los cuatro meses y pico que llevamos de 4T.

El Presidente le dijo a Jorge Ramos que sus cifras sobre homicidios señalaban una tendencia a la baja. Aun concediendo que el aumento de homicidios sea realmente una disminución de homicidios, como proponen algunos de sus seguidores más convencidos, o que el aumento sea realmente muy reducido, como proponen los más sensatos, esta semana dio a conocer Semáforo Delictivo una serie de números que hablan por sí solos. En el país, en el trimestre, crecieron la extorsión 47%, los secuestros 45%, las violaciones 24%, el narcomenudeo 14%, y la lista sigue, mientras que solo bajaron el robo de vehículos y casas, un 8 y 3%. Así que el pronóstico presidencial de que los delitos bajarían nada más poner pie en Palacio Nacional, pues no.

El Presidente pronosticó luego del horror de Minatitlán que los resultados de su estrategia de seguridad, en términos de la violencia, empezarán a sentirse en seis meses, pero hay voces autorizadas que ya nos recomendaron no ilusionarnos con esa promesa. Una es la de Alejandro Hope, escéptico porque, primero, el número de homicidios crece normalmente entre abril y octubre, enseguida porque la Guardia Nacional no tendrá impacto en ese terreno y además porque los programas sociales del Presidente, suponiendo que funcionaran, no van dirigidos salvo en un porcentaje pequeño a la población vulnerable a las tentaciones del crimen organizado, que es la población joven. Otra es la de Santiago Roel, director justamente de Semáforo, que a las objeciones de Hope suma ésta: la única forma de recortar el número de homicidios es la regulación de las drogas, y esa propuesta la tiene congelada la Cámara. Así que ese pronóstico tampoco parece que vaya a cumplirse.

El Presidente dijo que con Santa Lucía se ahorraría el gobierno 100 mil millones de pesos, pero, al margen de la fortuna que está costando la cancelación de Texcoco, esta semana supimos que el precio del aeropuerto se va a disparar un 11 y pico por ciento debido a que Jiménez Espriú y Riobóo, uno de los mejores ingenieros de México según palabras del propio Presidente, pasaron por alto un detalle, una cosita de nada: el cerro que está ahí al lado.

Vuelvo a la compañera que hizo la pregunta sobre el Divo de Juárez. Creo, sí, que esa reportera hizo una aportación extraordinaria a la 4T: le permitió hacer un pronóstico acertado a su líder. Porque el Presidente, con una paciencia de santo, respondió que no había señal alguna de que Juan Gabriel estuviera vivo, pero sobre todo dijo, y dijo bien, que vive en sus canciones.

Amén.

@juliopatan09

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.