• Regístrate
Estás leyendo: Tercer Informe de Gobierno: la estrategia de marketing de Peña Nieto
Comparte esta noticia

Columna de Juan Manuel Velázquez Ramírez

Tercer Informe de Gobierno: la estrategia de marketing de Peña Nieto

Juan Manuel Velázquez Ramírez

Publicidad
Publicidad

Vivimos tiempos en que todo se compra y todo se vende, incluido el tercer informe presidencial de Enrique Peña Nieto. Su gobierno ha invertido los recursos económicos suficientes para inundar las pantallas televisivas, los espacios radiofónicos, las redes sociales virtuales y las páginas de los diarios con propaganda política en sus diversos lenguajes, soportes y modalidades. Esto forma parte de una campaña de medios que se encuentra incluida en una estrategia de marketing político más amplio. Es necesario tener presente este referente para entender el sentido que adquiere el propio tercer informe presidencial.

Como parte de una campaña mercadológica este tercer informe se fundamenta en el Plan Nacional de Desarrollo 2013-2018. De ahí que los ejes sobre los que se construye sean los de un México en paz, incluyente, con educación de calidad, próspero y con responsabilidad global. Por lo que se puede observar, los destinatarios de esta campaña son el conjunto de ciudadanos mexicanos en su variedad de sexo, ocupación y lugar de residencia (hombres, mujeres, jóvenes, madres, empresarios y comerciantes). Las necesidades que el gobierno asocia a este tipo de sectores de la población son, sobre todo, empleo, educación, infraestructura, prevención, seguridad, y apoyos económicos y materiales. El deseo que identifica en la población es, fundamentalmente, el de mejorar sus condiciones de vida. El valor que la administración oferta a la ciudadanía son sus políticas públicas concretadas en proyectos, organismos de asistencia social y asignación de recursos.

Mercadológicamente, el intercambio que el gobierno federal pretende concretar a través de esta campaña es ofrecer mejoras en los niveles de vida, trabajo y educación de la población a cambio de confianza y credibilidad ciudadana en su administración. El beneficio que espera obtener de este trueque es aquella legitimidad, que se traduzca en votos y permanencia del PRI en el gobierno para el 2018. Los beneficios para la población se presentan como ofrecimiento posible de mejoras, pero en espera de su realización. Esto quiere decir que en este intercambio el gobierno trata de ganar sin otorgar nada a cambio.

De esta manera, se entenderá que en la campaña de spots videográficos del gobierno federal (Tercer Informe de Gobierno) se trate de presentar visualmente, y se haga referencia verbal de México como un país próspero, visitado por el turismo internacional, moderno, comunicado, incluyente, con más competencia y más inversión; donde hay carreteras, autopistas, ferrocarril y puertos marítimos favorecedores de flujos económicos; donde hay pensiones para adultos mayores, seguros de vida para jefas de familia, donde se implementa una Cruzada contra el hambre y se da apoyo a familias con programas como Prospera; donde hay construcción y modernización de unidades hospitalarias; donde se mejora la calidad de la educación con maestros y alumnos con laptops y tablets, escuelas de tiempo completo, mejora de planteles y otorgamiento de becas; donde se han reducido las tarifas energéticas y hay espacios con internet gratuito; donde se previene la delincuencia mediante la recuperación de espacios públicos y la puesta en marcha de proyectos productivos para jóvenes; donde se combate la desigualdad mediante la profundización de programas sociales, inversiones, creación de empleos formales y apoyo a emprendedores, con lo que se ha reducido la pobreza extrema. Este es el México que el gobierno ofrece como representación de la realidad. A sí mismo, Peña Nieto se presenta como un presidente que se comprometió a mover al país. Y a su decir, lo ha logrado y lo seguirá haciendo con mayor celeridad, a través de ganas y fuerza. Considera que la corrupción, la desigualdad y la situación económica mundial complicada (caída del precio del petróleo), son frenos que se deben asumir como retos a vencer para acelerar las reformas.

Este discurso mediático hace uso del recurso del testimonio para dar credibilidad al mensaje y legitimar la figura presidencial. Así, un empresario dice "Lo que dijo el presidente lo ha cumplido" y agrega: "muchas gracias al gobierno de la república". Una ama de casa señala "Gracias tanto al gobierno, a todos ustedes que realizan este trabajo". La directora de una telesecundaria afirma: "Yo creo que el gobierno está acertando al aplicar los recursos en la infraestructura de las escuelas". Un ama de casa que recibió pantalla de la televisión comenta: "yo agradezco al gobierno de la república por habernos dado este apoyo a muchas de las familias mexicanas". Una vendedora de carne que se formalizó señala: "El gobierno federal ha estado muy de cerca...y se lo agradecemos". Una vecina de colonia dice "doy las gracias infinitamente a mi gobierno federal". Un niño de escuela con Tablet valora: "Es bueno que el presidente ya las haya agregado a este programa" En tanto que un director artístico reconoce: "Este es un programa del gobierno federal".

Pero cuando 7 de cada 10 mexicanos no está de acuerdo de la situación que guarda el país, surge la pregunta ¿es factible que el ciudadano compre este informe como oferta del gobierno? Usted tiene la respuesta.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.