• Regístrate
Estás leyendo: Gobierno municipal y ambulantaje: dinámica y futuro de este conflicto
Comparte esta noticia

Columna de Juan Manuel Velázquez Ramírez

Gobierno municipal y ambulantaje: dinámica y futuro de este conflicto

Juan Manuel Velázquez Ramírez

Publicidad
Publicidad

Como rostro visible del Ayuntamiento de Guadalajara, Enrique Alfaro no tendrá un gobierno tranquilo. Todos los poderes fácticos que habían permeado la vida social, política, económica y cultural de esta ciudad actuarán insistentemente buscando mantener sus privilegios intocados y, al mismo tiempo, tratarán de deslegitimar la imagen de quien consideran un enemigo no sólo inmediato sino, además, mediato y de largo plazo. Es muy probable que la imagen de un priista sea una constante que acompañe a los que se dicen afectados por estas políticas del gobierno municipal.

Los líderes de los comerciantes ambulantes del centro de Guadalajara son uno de estos poderes que durante años se han fortalecido a través de la corrupción y la impunidad. Las ganancias políticas y económicas que han conseguido durante décadas no piensan dejarlas sin resistir. Y aquí habría que precisar que dentro de los mismos comerciantes ambulantes hay diferencias y jerarquías. No todos los vendedores son iguales. Hay quienes verdaderamente tienen en esta actividad su única y magra fuente de ingresos. Pero los hay también aquellos que han hecho del ambulantaje una forma de acumulación de ganancias y de beneficios políticos. Así, hay pocos que ganan mucho, casi sin hacer nada. Y hay muchos que ganan poco, haciendo demasiado. Pero ¿cuáles son los presupuestos a partir de los cuales se puede entender la dinámica que siguen y seguirá el enfrentamiento entre líderes de comerciantes ambulantes y el gobierno tapatío?

La estrategia de los líderes de los ambulantes se alimenta de la incertidumbre, el miedo y el coraje de cientos de vendedores informales que ven prácticamente nulificada su fuente de ingresos. Sobre todo, en esta etapa de inicio del conflicto, su cálculo es mantener una presión constante, visible, que apunte a cuestionar a las autoridades para que acepten una negociación en donde, cambio dejar las protestas callejeras y la presión institucional, obtengan concesiones que les permitan seguir trabajando en el Centro Histórico como resultado de una selección hecha por la comisión encargada de asignar estatus y lugares.

Las formas en que desarrollará esta resistencia pueden ser variadas: mantener agrupados a los comerciantes en torno a estos liderazgos, bajo la promesa de conseguir permisos para seguir vendiendo; continuar con acciones callejeras provocadoras, usando a mujeres, niños, ancianos y discapacitados como escudo humano; sostener una relación privilegiada con los regidores, sobre todo del PRI, para conseguir cobertura política dentro y fuera del cabildo; crear y fortalecer alianzas con otros líderes del ambulantaje de zonas próximas como San Juan de Dios, Álvaro Obregón y Medrano; crear cohesión e identidad dentro del grupo de ambulantes, que evite divisiones y debilitamiento; dar forma institucionalizada a su existencia, asumiendo la modalidad de una asociación civil, que les otorgue un respaldo jurídico; y presentarse como víctimas ante los medios de comunicación, difundiendo un discurso que destaque la necesidad vender para vivir, pero que oculte la otra cara del ambulantaje (cobro de cuotas, corporativización al PRI, manipulación, corrupción, chantajes, amenazas, sometimiento e ilegalidad).

Enrique Alfaro es otro de los actores de este conflicto. Se ve obligado a continuar el reordenamiento del ambulantaje en el centro de Guadalajara. Este fue uno de sus compromisos de campaña. Además de que se muestra convencido de que es esto lo que hay que hacer. Cuenta a su favor con el respaldo legal que resulta de la aprobación unánime de las modificaciones a los reglamentos que regulan este tipo de comercio de una nueva forma. Otro punto a su favor es el de proyectarse como un presidente municipal que ofrece opciones a las personas afectadas y criterios con procedimientos transparentes para decidir quiénes se quedan y en qué estatus formal dentro del polígono del Centro Histórico. Además, su estrategia de información a medios de comunicación le ha permitido, en general, que haya sido tratado amigablemente en las notas informativas que se han circulado sobre este conflicto. Adicionalmente, tal como lo hizo en su campaña, sigue haciendo uso de las redes sociales virtuales para publicitar las medidas que se toman de parte del ayuntamiento.

Aunque la manera en que finalizará este conflicto no se puede predecir, una mirada en prospectiva permite visualizar varios escenarios: uno, que se intensifiquen las presiones y provocaciones de quienes son identificados como líderes de los diferentes grupos de comerciantes ambulantes, y que el gobierno municipal ceda a sus exigencias, permitiéndoles regresar a vender como lo han hecho durante todos estas décadas; dos, que estas protestas callejeras lleven al ayuntamiento a ubicarlos en lugares privilegiados de las listas con las que se asignarán lugares; tres, que el gobierno mantenga su postura de reordenar el comercio ambulante a pesar de las presiones y excluya a los líderes y sus seguidores de cualquier posibilidad de contar con un lugar para vender en el centro; y cuatro, que intervengan de manera más deliberada otros actores para inclinar la relación de fuerzas hacia alguno de los bandos (gobierno estatal, comerciantes establecidos, grupos de provocadores, cámaras de comercio, regidores del propio ayuntamiento, el congreso local).

La prolongación de este conflicto afecta más a los líderes de los ambulantes dado que la presión de su base sobre ellos, exigiendo solución, va a ser más acentuada. La ley no está de su parte. Lo que les queda es la presión callejera y la búsqueda de legitimidad entre la población. El mes de diciembre es clave para el futuro que adoptará este enfrentamiento. En diciembre, o ceden los líderes de los comerciantes o las medidas del ayuntamiento se fortalecen. De esta coyuntura resultará un ganador, pero no la solución del conflicto. Este seguirá, porque sus orígenes están en la estructura social y en la cultura del ambulantaje.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.