• Regístrate
Estás leyendo: Los soldados muertos
Comparte esta noticia

Cadena de mando

Los soldados muertos

Juan Ibarrola

Escuchar audio
Publicidad
Publicidad

A este soldado le vamos a llamar José.

A los 23 años, en un enfrentamiento en Tamaulipas, recibió varios impactos de bala; uno de ellos lesionó riñón, vejiga, uretra y recto. Los médicos militares que lo atendieron lograron salvarle la vida; sin embargo, a partir de entonces —han pasado cuatro años— orina y defeca vía dos catéteres conectados a bolsas que estarán con él hasta que la ciencia descubra una mejor forma de vida.

Lo más dramático no es lo anterior. Lo dramático para quienes no puedan comprenderlo es que José vive plenamente convencido y satisfecho de que esas lesiones fueron por salvar a una población que vivía bajo el control de la delincuencia. José vive tranquilo ya que cumplió con su deber y, a pregunta de quien esto escribe, respondió que volvería a sacrificar su vida por los mexicanos, por México y por su institución.

En los últimos 100 días han muerto por agresiones criminales un jefe, un oficial y dos elementos de tropa, y 21 soldados más han sido heridos por arma de fuego.

Otros dos soldados han muerto por accidentes vehiculares y 13 heridos por las mismas causas, mientras dos han quedado incapacitados.

Estas cifras son dolorosas solo para los militares. Si se comparan con los miles de criminales muertos en el mismo lapso, no es nada. Lo peor viene cuando algunos insisten en la letalidad del uso de la fuerza militar contra los criminales. Nuevamente todo se convierte en un doble discurso, ya que por un lado se reconoce la labor militar hacia el país, pero por el otro se les juzga mediática, académica y hasta socialmente cuando se utiliza la acción militar para regresar la paz y la normalidad a la gente en un sinnúmero de localidades.

Cabe la pregunta: ¿deben ser los criminales quienes hagan más bajas al momento de un enfrentamiento?

El miedo a lo militar solamente lo tienen quienes no han sufrido en carne propia la letalidad de los criminales y, más allá, todos los análisis hechos en torno a la letalidad militar siempre son desde la subjetividad del escritorio, de la mesa del café o del restaurante, o, bien, desde algunas cátedras, soportadas en ejemplos internacionales, mismas que en realidad no pueden aplicarse en México.

Es de lamentarse cómo se sustentan nuevos militarismos cuando éstos siempre tenderán a tomar el poder.

México está fuera de esa hipótesis.

La realidad es otra, aun y con un nuevo gobierno. Los militares sirven en primer lugar a México.

Los criminales no tienen preparación, valores ni principios; los militares sí.

¡Esa es la diferencia!

…José sonríe a pesar del dolor.

Tres de Diana

Felicidades a los cadetes del Heroico Colegio Militar que ganaron la competencia Chimaltlalli 2019, que se realiza en México desde 2014.

Chimaltlalli fomenta lazos de amistad entre fuerzas armadas, dignamente representada por cadetes de sus respectivas academias militares. La competencia pone en práctica las habilidades y destrezas tácticas, así como liderazgo, trabajo en equipo y resistencia física a lo largo de una ruta de 40 kilómetros.

Este año participaron cadetes de Estados Unidos, Brasil, Canadá, El Salvador, Honduras, Venezuela, Guatemala y República Democrática Socialista de Sri Lanka, así como del Heroico Colegio Militar y la Heroica Escuela Naval Militar.

www.cadenademando.com

jibarrolals@hotmail.com

@elibarrola

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.