• Regístrate
Estás leyendo: Delitos de lesa humanidad no prescriben
Comparte esta noticia
Lunes , 22.04.2019 / 01:42 Hoy

Todoterreno

Delitos de lesa humanidad no prescriben

Jorge Alonso Guerra

Publicidad
Publicidad

De acuerdo al Estatuto de Roma instaurado en 1998, e glosado por la Corte Penal Internacional, los delitos de lesa humanidad, no prescriben. Pero para juzgarse se tienen que haber cometido después de esa fecha.

Las atrocidades que se realizaron durante y después de la conquista española, -por peninsulares ibéricos- principalmente contra los pueblos aborígenes de América, son una vergüenza para la humanidad. 

Si bien es cierto, que éstos hechos abominables sucedieron hace más de 500 años y que los mismos ya prescribieron (Jurídicamente, más no moralmente) no dejan de ser un estigma para España.

El ofrecer una disculpa pública por conducto de la Corona y las autoridades españolas, es lo menos que pueden hacer para desagraviarse de tanta ignominia cometida por sus ancestros contra los aborígenes de América. Inclusive dicha disculpa debiera haber sido en forma oficiosa hace muchos años, sino es que siglos.

Pero no solo los conquistadores españoles (en aquel entonces peninsulares ibéricos, pues España como país se fundó en 1519) abusaron brutalmente de los pueblos indígenas del nuevo mundo, también la iglesia católica participó en gran medida por decir lo menos, al someter cruelmente y torturar, a mestizos e indios principalmente a la “santa inquisición”, tribunal y órgano de control político y religioso que reinó por más de 200 años.

Fue el Papa Gregorio IX, el iniciador de la inquisición pontificia en 1233 y siglos después el Papa Juan Pablo II pidió perdón por los crímenes de la iglesia católica, durante la conquista en América, el Papa expresó “Se han cometido graves pecados contra los pueblos originarios en nombre de Dios” y añadió “por los errores cometidos en el servicio de la verdad usando métodos que no tienen nada que ver con el Evangelio”, sentenció.

Si la iglesia católica reconoció los excesos de su grey de aquel lejano tiempo ¿por qué la corona y el gobierno español son renuentes e indolentes para reconocer dichas atrocidades? 

El aceptar que existieron dichos excesos por muchos de sus ancestros, lejos de someterlos al escarnio, obtendrían el reconocimiento de los pueblos de América, al pedir un sincero perdón como lo hizo el Papa Juan Pablo II y posteriormente el Papa Francisco.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.