• Regístrate
Estás leyendo: Si de desabasto hablamos...
Comparte esta noticia
Miércoles , 20.02.2019 / 00:44 Hoy

Empatía Popular

Si de desabasto hablamos...

Joaquín López

Publicidad
Publicidad

Vaya nivel de preocupación han mostrado diversos grupos políticos, sobre todo de derecha, sobre el desabasto de gasolina que persiste en el país, producto también de, y hay que reconocerlo, una mala planeación del gobierno federal para evitar el robo del combustible al cerrar los principales ductos de transportación.
Y es que tales golpeteos en verdad que resultan impresionantes, en el sentido de la capacidad de crítica que tienen contra las decisiones de quien ahora está al frente de la administración federal.
Tan impresionantes que, si recordamos otro tipo de desabasto, en el servicio de Salud, dígase IMSS, ISSSTE, la falta de medicamentos ha permanecido por más de tres sexenios y nadie de los que ahora se dan golpes de pecho alzaron la voz en su momento.
Seguramente no se dieron cuenta, porque en los servicios médicos privados con cargo al erario no pasaban esas situaciones.
Por más de 18 años, también los mexicanos hemos padecido el “desabasto” de coberturas amplias de salud, así como de infraestructura para recibir un servicio digno, de calidad, sin tener que perder casi la mitad de un día para poder entrar a consulta; y no se diga cuando de internarse se trata, para no terminar cargando los sueros, esperando en un pasillo, sentado en el piso.
El “desabasto” de oportunidades de empleo, así como de un salario digno, donde una persona puede llegar a pasar meses y años tratando de conseguir un trabajo, luchando también por un salario decente, que sirva para poder sostener a una familia.
El “desabasto” de escuelas que brinden más oportunidades de estudio, con maestros bien capacitados, así como suficientes materiales educativos y planes de estudio actualizados.
La falta de gasolina ha iniciado un debate siniestro que ha despertado serias dudas, pero que sigue dejando de lado a los principales actores que en su momento tomaron las riendas de una empresa productiva que dejó de ser la “gallina de los huevos de oro”, como alguna vez calificó el ex Presidente Enrique Peña Nieto a Pemex.
Los primeros que tendrían que sentarse en el banquillo para “platicar” son Emilio Lozoya Austin y Carlos Romero Deschamps; y luego, todos los demás. _

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.