• Regístrate
Estás leyendo: Discurso o planeación
Comparte esta noticia

Ekos

Discurso o planeación

Javier García Bejos

Publicidad
Publicidad

Hace un par de semanas, el presidente López Obrador presentó el Plan Nacional de Desarrollo 2019-2024 ante el Congreso. En realidad, se trata de dos documentos distintos. El primero, lleno de frases contra el llamado “neoliberalismo” y que inaugura una nueva etapa para el país basada en buenas intenciones, y el segundo que sí traza metas, estrategias y acciones, elaborado por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público. Con este combinado quedan plasmadas las prioridades de la Cuarta Transformación; en los meses por venir, y los años que restan a la actual administración, seremos testigos si el ejercicio de gobierno se apoya sobre la planeación o la voluntad del Ejecutivo.

El nuevo Plan tiene un hilo conductor: acabar con la corrupción y supuestos “males del periodo neoliberal”. Habla sobre recuperar la honradez y hacer cumplir el Estado de Derecho, elevar el bienestar de los más vulnerables, separar el poder político del económico y, por supuesto, enfrentar de lleno la inseguridad que nos ha rebasado. Si bien la narrativa del primer documento del presidente, de 64 páginas, sigue muy de cerca las ideas que lo llevaron a la victoria el año pasado, no quedan claros los mecanismos que harán realidad la visión del 2024 que plantea.

Ya en el documento de Hacienda, hay varios rubros que no ocupan el lugar que debieran en el esquema de desarrollo de nuestro país. Hay muy poco espacio para la ciencia y tecnología, por ejemplo, en un contexto internacional que exige que México acelere el paso en la economía del conocimiento, la preparación académica y la creación de valor a partir de la innovación. Asimismo, el turismo queda hecho a un lado, con muy pocas menciones y en una situación de incertidumbre frente a lo que pasará con la situación del nuevo aeropuerto y la eliminación del Programa Pueblos Mágicos.

México enfrenta un sinnúmero de retos tanto en casa como en el exterior. Sumado a la ya mencionada problemática de la inseguridad, está el elevar el dinamismo del mercado de consumo, fomentar la productividad e incrementar la certidumbre para atraer más inversiones. En este sentido, México cayó 8 lugares en el Índice de Confianza de Inversión Extranjera Directa (IED) 2019 de AT Kearny, colocándose en el lugar 25 de la lista; la guerra comercial entre China y Estados Unidos, la campaña electoral en este país que está a la vuelta de la esquina y la ratificación del T-MEC, pondrán presión adicional para que nuestro país no pierda la brújula y pueda caminar con certeza.

El Plan Nacional de Desarrollo, que se supone establece los qués y los cómos para los años por venir, denota una fijación excesiva con el pasado. Por supuesto que los diagnósticos deben tomar en cuenta lo que se ha recorrido, sin embargo, también deben establecer con claridad cómo avanzar hacia el futuro sin destruir lo ya construido. En las próximas semanas se discutirá el documento y se podrán hacer comentarios, pero solo podrá aprobarse o rechazarse como fue presentado. Como país, habrá que superar los retos con este plan que se tiene, por más limitado que sea. Ojalá que las prioridades ahí plasmadas puedan concretarse con algo más que buenas intenciones.

@jgarciabejos

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.