• Regístrate
Estás leyendo: Cada quien su Notre-Dame
Comparte esta noticia
Jueves , 25.04.2019 / 14:49 Hoy

Política cero

Cada quien su Notre-Dame

Jairo Calixto Albarrán

Escuchar audio
Publicidad
Publicidad

El viejo dicho de “Más ayuda el que no estorba” se puede aplicar casi para cualquier cosa, pues siempre conoce uno a alguien al que parece que se lo hicieron a la medida. Así fue el caso de Donald Trump, que debería llevar por segundo nombre “Más ayuda el que no estorba”, tomando en cuenta todo lo que hace con su Twitter, sobre todo ahora que después de amenazar a toda la humanidad con destruirla igual que juego de Thanos es de villanos, se tomó tiempo para demostrar que su genio no tiene límite al sugerir que para apagar el fuego que estaba consumiendo a Notre-Dame se pudiera recurrir al agua.

Nada más faltaba que Donaldo exigiera una investigación contra Quasimodo que vive en las entrañas de esa catedral gótica, junto con las malvadas gárgolas que son sus cómplices. Y de haber sabido que la atormentada Antonieta Rivas Mercado se suicidó en Notre-Dame, el pelos de elote seguramente mandaría cerrar la frontera en represalia.

Incluso es capaz de decir que los mismo que incendiaron de manera deliberada el Bosque de la Primavera en Guadalajara (se sospecha, como es lógico, de un bisne inmobiliario), son los mismos que se fueron sobre Notre-Dame para hacer sobre los restos de aquel lugar unos departamentitos de interés sensual con vista al Sena.

Afortunadamente, hay otros personajes que en vez tuitear cosas de dudosa categoría, mejor toma decisiones: François-Henri Pinault, presidente de una compañía especializada en marcas de superlujo, y a su vez esposo de Salma Hayek, no esperó a que le tocaran la puerta, ni a que comenzara una campaña de captación de recursos para la reconstrucción de una de las grandes obras arquitectónicas de la historia de la humanidad, sino que de inmediato comprometió 100 millones de euros para levantarla de nuevo y lo más pronto posible para que París no perdiera para siempre una de sus más inspirada e inspiradora referencia.

Interesante porque si algo así hubiera ocurrido en México, lo primero que hubieran hecho los empresarios sería echarle la culpa a Amlove y después hacerse weyes. Ya luego se le echarían encima algunos chicos de la prensa por amenzarlos de muerte como en cualquier capítulo de Juego de tronos y luego torturalos en las mazmorras secretas del Negro Durazo.

Cada quien su Notre Dame.

jairo.calixto@milenio.com
@jairocalixto

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.