• Regístrate
Estás leyendo: Inge
Comparte esta noticia
Jueves , 21.02.2019 / 22:48 Hoy

Sentido contrario

Inge

Héctor Rivera

Publicidad
Publicidad

Misógino, malhumorado, atrevido, Jefferies, el fotógrafo de La ventana indiscreta, la película de Hitchcock, es capaz de cualquier cosa. Puede saltar con paracaídas desde un avión, viajar en una lancha de desembarco con las tropas aliadas o dejarse cuidar por una seductora rubia mientras se recupera de la fractura de una pierna. Su personaje está derivado del mitológico Robert Capa, un fotógrafo que cubrió la Guerra Civil española, la Segunda Guerra Mundial y la Guerra Árabe-Israelí. De origen húngaro, murió en 1954 en Indochina al pisar una mina mientras trataba de captar imágenes de una acción bélica.

Unos años antes, en 1947, había fundado con otros fotógrafos célebres como David Seymour y Henri Cartier-Bresson la agencia Magnum, que reunió a un buen número de reporteros gráficos.

Bresson descubrió a la estadunidense Eve Arnold y la llevó a Magnum en 1951. Fue la primera mujer que trabajó en la agencia. Por aquellos días estaba en plena filmación en Nevada la película Los inadaptados, bajo la dirección de John Huston, con un guión de Arthur Miller y con las actuaciones de Marilyn Monroe, Clark Gable y Montgomery Clift. Con un director malhumorado y borrachín, una actriz tensa como una cuerda de violín, un par de actores egocéntricos y un calor endemoniado, cualquier cosa podía suceder de un momento a otro.

La agencia lo sabía, de manera que siempre estaba uno de sus fotógrafos en la filmación. Arnold realizó entonces un reportaje gráfico espléndido a Marilyn en el momento en que terminaba su matrimonio con Miller, poco antes de su suicidio. La fotógrafa murió los primeros días de enero de 2012 a los 99 años.

Tal vez fue durante la filmación de Los inadaptados cuando Miller conoció a la fotógrafa de Magnum Inge Morath. Editora y redactora, Morath no sabía mucho de fotografía, pero era amante de Bresson, quien la introdujo a la agencia con el aval de Capa. A Capa, contaba con mucho candor, solo lo besé una vez.

De origen austriaco, Morath fue enviada a Nevada para dar seguimiento a las peripecias del rodaje. Encontró ebrios a Huston y a Clift, a Monroe al borde de la autodestrucción, a Gable a unos días de su encuentro con la muerte a causa de un ataque cardiaco y a Miller desesperado por el rechazo de Marilyn.

Hizo lo que pudo y acabó casada con Miller. Con el dramaturgo estadunidense tuvo un hijo con síndrome de Down, que se apresuraron a ocultar en una institución especializada.

Morath falleció en Nueva York en 2002 dejando detrás una vida de enorme riqueza como mujer y como fotógrafa, sobre todo en tiempos en que los hombres limitaban las actividades de las mujeres.

De hecho, Magnum no contaba en sus filas con muchas fotógrafas. Tal vez por ello a sus directivos se les ocurrió encomendar a Linda Gordon la preparación de una biografía ilustrada, que acaba de aparecer con el título de Inge Morath: Magnum Legacy.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.