• Regístrate
Estás leyendo: Mal aire, ¿culpa del capitalismo?
Comparte esta noticia

Columna de Héctor Diego Medina Basave

Mal aire, ¿culpa del capitalismo?

Héctor Diego Medina Basave

Publicidad
Publicidad

La semana pasada, los sensores del observatorio Mauna Loa en Hawai mostraron una realidad muy preocupante: resulta que los niveles de dióxido de carbono en el aire llegaron a las concentraciones más altas en... ¡3 millones de años! El gas de efecto invernadero alcanzó 415 ppm (partes por millón). Pésimas noticias. Estos niveles aumentan la temperatura de la Tierra y generan cambios en el clima que ya estamos viendo y que irán empeorando paulatinamente. Esto en el marco de situaciones más localizadas, como lo que sucede en nuestras ciudades, Monterrey o la CdMx, con su terrible calidad del aire.

¿Quién tiene la culpa? Podemos gastar energía haciendo señalamientos: que si el capitalismo como sistema, o que si los ciudadanos de a pie con nuestro estilo de vida, o que si a los gobiernos no les importa el tema, etcétera. Seguramente hay un poco de responsabilidad en cada uno de esos actores, pero lo cierto es que también en cada uno de ellos está la solución, en conjunto. Este problema es un efecto secundario del desarrollo, que no convierte al desarrollo en malo, pero que además puede resolverse con el mismo desarrollo.

Se necesita a las fuerzas del mercado para que compitan por las mejores soluciones, para lo cual, más que nunca, necesitamos al capitalismo, en su mejor versión (ya hay movimientos como el capitalismo consciente); se requiere que cada uno de nosotros hagamos un esfuerzo, desde luego (y ya sabemos qué hacer, solo hay que tener disciplina); y para orquestar y arbitrar todo se necesita a los gobiernos, que ya tienen programas al respecto, pero que deben hacerlos prioritarios. Eliminar al capitalismo no es la solución. Sería como decir “debido a que el trabajo me causa estrés, entonces dejo de trabajar”.

Apunte spiritualis. En lugar de gastar tiempo y energía en encontrar y señalar culpables, sería mejor que dirigiéramos esfuerzos en aquellas cosas que ya sabemos que tenemos que hacer. Hay que unirnos ante la urgencia, ante el enemigo común, y cambiar hacia allá, antes de que sea demasiado tarde.

hectordiego@gmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.