• Regístrate
Estás leyendo: Bíblico estáis
Comparte esta noticia
Sábado , 23.02.2019 / 11:41 Hoy

Uno hasta el fondo

Bíblico estáis

Gil Gamés

Publicidad
Publicidad

Repantigado en el mullido sillón del amplísimo estudio, Gil entró a su sitio de la revista Proceso y vio y oyó al presidente Liópez Obrador decir esto: “El no pagarle a tiempo a un trabajador no solo es un delito, se viola la Constitución, es un pecado, está en la Biblia, en el Antiguo Testamento. El no pagarle a un trabajador, retenerle el salario a un trabajador es ilegal y es un pecado social”.

Afirma el Presidente que podría citar el versículo. Gil no es un conocedor de la Biblia, aunque siempre supo que la versión de Casiodoro de Reina es la buena. Gamés sabe que el Antiguo Testamento es la primera parte de la Biblia y se compone del Pentateuco y otros libros canónicos. Se sabe que en las Cartas de San Pablo se dice que el que no trabaje no coma, y que el trabajador tiene derecho a un salario.

La Biblia habla de tratar bien a los empleados y ser justos con ellos. A estas horas, el Presidente recordará esta cita del Levítico 19:13: “no oprimirás a tu prójimo ni le robarás. No retendrás el salario del jornalero en tu casa”. ¿Cómo ven al bíblico Gil? 

Todo este sainete bíblico vino al estrado de la mañana presidencial a propósito de Silvano Aureoles, gobernador de Michoacán: los bloqueos de la CNTE se deben a la falta de pagos, a los retrasos del gobernador. Oh, sí. Si se trata de desacreditar a un gobernador, la Biblia puede ser útil. Al Presidente le gusta arrastrar gobernadores a su paso por la República, solo dos se han sublevado: Alfaro de Jalisco y Corral de Chihuahua. Gil vio a Mena, gobernador de Tlaxcala, ensordecido por los abucheos que el Presidente le organizó y lo oyó gritar aterrado mil veces: gracias, señor Presidente; gracias, señor Presidente.

Chiste político

Un amigo que no malquiere a Gilga le envió una breve historia a propósito del asunto de la Biblia y el pecado. A la espera de que el Presidente cite con precisión su historia bíblica, este relato misógino y sexista dice así: un huésped llega al cuarto de un hotel de no pocas estrellas. Después de acomodar sus cosas en el clóset, abrió el cajón del buró. Encontró una Biblia y la abrió al azar. Inmediatamente llamó a la camarera. No tardó en meterse en la cama con ella. Después de hacer el amor en toda la línea, la muchacha, sorprendida, le preguntó cómo sabía que ella se iba a acostar con él. El le contestó: muy fácil, está escrito en la Biblia. ¿Cómo que está escrito en la Biblia? El hombre sacó el libro del cajón y le enseñó la página donde un huésped anterior había escrito con un grueso crayón: la camarera coge.

Gil sospecha que en la Biblia del Presidente Liópez Obrador alguien escribió antes que él esto con un grueso crayón: Aureoles se deja humillar. En fon, en fan.

CNTE

En una nota bien hecha y mejor estructurada, Pedro Villa y Caña de su periódico El Universal hace un recuento de lo que la CNTE ha pedido en sus pliegos. Lean esto, oigan esto, sientan esto: los dirigentes de la CNTE han pedido la construcción de un hotel en Puerto Escondido, sí, ¡un hotel! Entre otras exigencias, hay una que dejó frío a Gil: la CNTE rechazó la instalación de internet en las aulas pues “se prestan a los problemas de la mal llamada reforma educativa y de la evaluación punitiva”. Talibanes, sí. Mientras ocasionó un gran desastre en la Ciudad de México durante el plantón en el Monumento a la Revolución, la CNTE pidió 100% de aumento. Por si fuera poco, por si fuera mucho, dos meses después de que Liópez Obrador fuera electo, Gómez Bahamaca, secretario general de la Sección 7, le entregó al Presidente un pliego petitorio en el que exigía la liberación de quienes consideraba “presos políticos”, Sara Altamirano, Leonel Manzano, Lauro Antilano, Damián Gallardo y Oscar  Neri, acusados de secuestro.

En respuesta, el Presidente instruyó al secretario de Educación, Esteban Moctezuma, para que iniciara el procedimiento de liberación de los presos políticos. ¿Cómo la ven? Dicho esto sin la menor intención de un albur educativo. Todo para la CNTE, ofensa y humillación para el gobernador electo por la voluntad popular. Aigoeei.

Todo es muy raro, caracho, como diría Eduardo Galeano: “Vinieron. Ellos tenían la Biblia y nosotros teníamos la tierra. Y nos dijeron: ‘cierren los ojos y recen’. Y cuando abrimos los ojos, ellos tenían la tierra y nosotros la Biblia”.

Gil s’en va

gil.games@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.