• Regístrate
Estás leyendo: Y todo está en movimiento
Comparte esta noticia
Jueves , 25.04.2019 / 00:31 Hoy

Una ventana al universo

Y todo está en movimiento

Gerardo A. Rizo

Publicidad
Publicidad

Hace ya algunos años, en 1757 el Papa Benedicto VXI levantó la prohibición de impresión y difusión del Dialogo sobre los dos máximos sistemas, en pleno iluminismo. Pero el Santo Oficio en una muestra de terquedad e ignorancia resistió hasta 1820, bajo Pio VII, antes de declarar permitida la impresión de las obras que tratan de la ¨movilidad de la Tierra¨, cuando ya nuevas ¨pestilencias´ y ¨nefastas doctrinas¨ amenazaban la movilidad de la Iglesia, surgían por ese entonces ideas liberales, socialistas, nuevos caminos del pensamiento producto de los inicios de la revolución industrial.

Esta obra fue escrita por Galileo Galilei, personaje que tenía una gran curiosidad por comprender los fenómenos que observaba, realizó estudios de medicina en la Universidad de Pisa, pero su interés estaba en las matemáticas, uno de sus principales temas de estudio fue el del movimiento de los cuerpos, le gustaba escribir y tenía una gran facilidad para trasmitir sus ideas, en el año de 1586 a la edad de 22 años público su primer libro, La Bilancetta, en la que hace una evaluación del método de Arquímedes (por cierto, otro gran pensador de la antigüedad clásica), la Universidad de Pisa en el año de 1589 le ofreció impartir la catedra de matemáticas y astronomía, esta última basada en la teoría de Claudio Ptolomeo, cuya idea central era un modelo del universo donde la Tierra estaba inmóvil en el centro, en mayo de 1609 le llegan noticias de un invento en Holanda que permite observar objetos lejanos, ya conociendo las lentes cóncavas y convexas, decide construir su propio instrumento, fecha importantísima en la comprensión del mundo fue el 30 de noviembre que apunta su aparato a la bóveda celeste, y lo que aprecia cambio su forma de entender el universo, el 7 de enero observo tres puntos brillantes cerca del planeta Júpiter y cuatro días más tarde observo cuatro, en pocos días llego a la conclusión que se trataban de lunas de ese planeta, en septiembre de 1610 descubrió las fases de Venus, las cuales solamente se pueden explicar en el modelo heliocéntrico propuesto por Copérnico en su obra publicada en el año de 1543, de la cual Galileo estaba convencido. En diciembre de 1613 el fraile dominico Tommaso Caccini, lo denunció públicamente de herético, en 1616 durante el reinado del papa Pablo V, se prohibió el texto de Copérnico basado en dos proposiciones; la primera que enuncia: El Sol es el centro del universo, y la segunda: La Tierra no es el centro del universo, ni permanece inmóvil, sino que se desplaza y también gira diariamente. Por lo que galileo fue advertido por el cardenal Belarmino a ¨no sostener, enseñar, o defender en público o en privado la doctrina condenada¨.

Posteriormente por su relación con el entonces papa Urbano VIII y el Duque de Toscana, Fernando II de Medicis, sintiéndose seguro decide publicar en febrero de 1632 su obra Diálogos sobre los dos máximos sistemas del mundo, en este ensayo Galileo debate sobre el movimiento del universo, publicado en Florencia el libro genero una gran polémica al cuestionar el paradigma sobre el movimiento de la Tierra, por lo que el libro inmediatamente fue incluido en el índex de publicaciones prohibidas (del cual no fue eliminado hasta 1822).

En nuestro días solamente los ignorantes siguen pensando que la Tierra esta inmóvil en el espacio, sabemos con precisión que gira sobre su propio eje a una velocidad de 1,600 km/h, y la Tierra a su vez se mueve alrededor del Sol a 107,208 km/h, y el Sol con su sequito de planetas, satélites y demás cuerpos del sistema solar orbitan alrededor del centro de la Vía Láctea a una velocidad de 850,000 km/h, y nuestra galaxia navega por el espacio sideral a casi 2,3 millones de km/h. Esto solamente en el ámbito local, para evitar el vértigo que pudiera producirnos el tratar de comprender la complejidad de los movimientos y velocidades del grupo local y del gran atractor y de los súper cúmulos.

En esta próxima Luna Nueva, salgamos por la noche y levantemos la vista hacia la bóveda celeste, y tratemos de entender todo el movimiento que se está dando a pesar de la aparente inmutabilidad de los habitantes celestes.

www.sagdl.org

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.