• Regístrate
Estás leyendo: De cínicos y otros perros…
Comparte esta noticia
Jueves , 21.02.2019 / 10:38 Hoy

Trayectos

De cínicos y otros perros…

Fátima Ibarrola

Publicidad
Publicidad

¡Esta va dedicada para todos los perros, o debo decir para todos los cínicos!

El origen de la palabra cínico proviene del griego clásico κυνικός (kyon, kynós), que significa "perro" y comparte raíz con la palabra can, así que, literalmente, los cínicos eran "los perrunos".

Aunque existen diversas explicaciones sobre el origen de tan canino nombre (algunos hablan de que el estilo de vida despreocupado y callejero de los cínicos les valió el apodo), aunque los más se refieren al origen de la palabra cínico en un gimnasio griego que da origen hoy a un deporte que se llama spinning, que quiere decir literalmente: perro ágil.

En los griegos el más cínico fue Diógenes, e incluso, hay un síndrome que los psiquiatras llaman así, "síndrome de Diógenes" para nombrar a las personas que hayan absoluta liberación, gozo e identidad con mentir con toda desfachatez, o bien a quienes disfrutan de la vida expresándose en contra de los otros sin importar las consecuencias de sus actos, y yo aquí tengo dos joyitas, dos demostraciones de cinismo...

Una sucedió con las cínicas diputadas priistas que tuvieron a bien gritonear en plena asamblea: -¡eeeh puto! a un diputado de Morena que se expresaba en el podio; luego a esto se suma el líder de la fracción priista quien por "defenderlas" asevera que las "Ladies diputadas" no dijeron puto, sino bruto... ¡Eso es cinismo... es una más de perros!

Otra joyita para indignarse hasta las lágrimas ha sucedido con la presencia de Justin Trudeau, primer ministro de Canadá, quien se presentó en el senado para ver temáticas del tratado de libre comercio, y resultó que una CÍNICA senadora le dice en el pleno senado:- de no ser por los protocolos me tomaría una selfie con usted, está muy guapo... inocentemente le concede el mandatario tomarse la foto, y las cínicas legisladoras van deteniendo paso a paso en su salida al funcionario tomándose fotos con él... o sea, ¡qué bajo, que poca educación, que cinismo y que lambisconería innecesaria!

Pero parece que el cinismo se ha vuelto además un estatus social y político en nuestros días en todo el mundo, y prueba de ello es que Vladimir Putin, presidente de Rusia aplica literalmente, igual que Diógenes las frases célebres del cinismo puro para deslindarse de las muchas prácticas sucias en las que el gobierno ruso ha estado incurriendo involucrándose en el conflicto independentista en España, en el conflicto del Brexit, y por lo que se prevé en las próximas elecciones de México.

Esto es de temer, e indignación, de harto dolor cuando sabemos que nos cuidamos de los muros de Donalt Trump, y además ahora de las muchas voces que ya ven llegar influencias de Rusia, en los meses cercanos a la elección del 2018.

Pero hablando de Donalt Trump, no se usted, pero yo siento que la sangre me hierve frente a este exponente del origen canino de la palabra cínico; Trump quien "canturrea que será equitativo con México en la convención del Tratado de Libre Comercio", luego pide que los automóviles se construyan en su país, y baja los impuestos del 35% que igualaban a las tres naciones al 20% de impuestos en los Estados Unidos, cosa que, por supuesto acabará con nuestra competitividad en los mercados...

¿Así o más cínico este imbécil mandatario?

A quien debe estar corrigiéndole la plana diplomática la embajadora Roberta Jacobson, al acudir a la tumba de Pedro Infante para honrar al ídolo mexicano, a ver si así se empataban los cartones entre las acciones feas de Trump y las correctas de Jacobson.

El cinismo de tantos políticos que obran sin medir consecuencias, sin respetar la labor que desempeñan ante todos nosotros hace hervir la sangre, rabiar de espanto, pero además, nos llena a todos de amargura el alma, viendo como este cinismo les hace ser seres tan fríos, tan frívolos, tan mal encausados.

¡Así es que ya me quedó claro porque el cinismo sí que viene de la raíz griega canis... ¡ Qué enojo... sólo queda decir como el maestro Juan Rulfo:

"No oyes ladrar los perros... tu que llevas las orejas de fuera, fíjate a ver si no oyes ladrar a los perros..."

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.