• Regístrate
Estás leyendo: La nueva reforma educativa
Comparte esta noticia
Martes , 19.02.2019 / 23:50 Hoy

Verdad amarga

La nueva reforma educativa

Enrique Sada Sandoval

Publicidad
Publicidad

No cabe duda que una de las pocas cosas acertadas que hizo la presente administración federal—tras tomar legalmente protesta el primero de diciembre—fue el derogar la mal llamada reforma educativa impuesta más como castigo político y como reforma laboral contra el Magisterio y los maestros (por haber apoyado a presidentes panistas durante dos sexenios consecutivos). 


Sin embargo, si algo ha olvidado al parecer el actual Gobierno federal es que no se puede derogar o proscribir una ley a rajatabla, por más injusta o imperfecta que esta sea, sin compensar con sostener en la medida de lo que se proscribe, todo aquello que sea viable en tanto se promulga una nueva para no dejar un vacío legal que dé pie por omisión a tantos otros males o vicios más allá de los que se pretende enmendar o corregir. 

Como ejemplo de lo anterior, en Coahuila se fermenta un atropello grave en materia de educación pública en el subsistema de bachillerato CECYTEC (Colegio de Estudios Científicos y Tecnológicos de Coahuila en su modalidad EMSAD (Educación Media Superior a Distancia), mismos donde se intenta acabar con 2,000 empleos por supuestos cortes al presupuesto. 


La inconformidad no se ha hecho esperar entre alumnos y padres de familia quienes han protestado por la pérdida de labores escolares debido al tardío comienzo del semestre, el aumento de la cuota de $400.00 - $700.00 a $1,200.00 - $1,700.00 (dependiendo del plantel), así como la falta de personal administrativo, directivo, manual y docente. 

Los maestros tienen que cubrir el doble o triple carga sin que se les pague y, por si fuera poco, se les obliga a desplazarse de un plantel a otro, y pretendiéndose que un solo docente atienda en promedio a cerca de 120 alumnos por hora en salones de paupérrimas condiciones, donde abarrotando los pupitres cabrían quizá 50 estudiantes. 

 
Por si fuera poco, la situación se torna alarmante, no solo por la falta de abastecimiento educativo sino la misma seguridad de los alumnos en escuelas de entre 70 a 200 estudiantes, con un solo docente esperando a ser suplido por otro, y un solo directivo a cargo de interminables labores administrativas que, por la naturaleza de su puesto, le obligan a ausentarse 1 o 2 días de la semana, (o muchas horas durante la jornada) obligando a que en el plantel se suspendan labores antes de lo establecido en el horario, sin que el Secretario de Educación Pública lo haya previsto.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.