• Regístrate
Estás leyendo: Correos del lector
Comparte esta noticia
Sábado , 20.04.2019 / 09:37 Hoy

Correos del lector

Correos del lector

Editoriales

Publicidad
Publicidad

Nueva gestión

Ricardo Villanueva inaugura su gestión con una conducta alineada con la cultura porril fegosa, aunque ahora debe denominarse feuosa. El garrote y la zanahoria como estandarte del abuso de poder. Amenaza a los estudiantes que se manifestaban a las afueras de la Biblioteca Pública del Estado e ingresaron por la fuerza hasta el recinto donde rendía protesta. Pero, ¿por qué ingresaron por la fuerza? Porque guardias de seguridad privada y guaruras en la nómina universitaria, les impedían el paso, violando su derecho a transitar libremente y peor aún, negándoles el acceso a una institución de educación superior pública y que debe garantizar la libertad de tránsito no sólo de la comunidad universitaria, de la que forman parte los manifestantes, sino de todo ciudadano.

Tengo videos que tomé porque estuve presente, que los forcejeos se originaron porque se les impedía ingresar libremente a las instalaciones señaladas.

Luego ofrece puertas abiertas para dialogar, pero, ¿cómo se puede dialogar cuando te apuntan con una pistola en la sien? Es decir, amaga con sancionar a los estudiantes que, según él, vandalizaron las instalaciones y luego les tiende la mano.

Pero hay algo más preocupante, afirma no saber la causa de la inconformidad estudiantil, y con esa ignorancia admitida toma la decisión de sancionar a los estudiantes, lo que me lleva a inferir que la intención de Villanueva, a tono con la cultura fegosa, es advertir a todo movimiento disidente que será severamente reprimido si se sale del carril oficial; y lo más repugnante, pretende otorgarle impunidad al causante de todo este lío, el gatillero y golpeador, formado en la cultura de la temible FEG: Montialberti Serrano, alias el Monti, quien golpeó estudiantes y era la razón de la inconformidad estudiantil.

Es decir, violenta y desconoce el derecho de manifestación que tienen los universitarios y protege a porros, ésta era la forma clásica como operaba la FEG.

En resumen, si ese tipo, el tal Villanueva, no sabe lo que pasa en la universidad, pues reconoce ignorar la causa de la inconformidad estudiantil, ¿en manos de quién está la institución? ¿Con base en qué información decide sancionar a los inconformes?

Gustavo Monterrubio Alfaro


Envíe su opinión a ciudad.gdl@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.